martes, 24 de mayo de 2016

Recordando el Maine

El 15 de febrero de 1989 se hundía en La Habana, en Cuba que era parte de lo que quedaba del maltrecho Imperio Español el acorazado Maine. En EEUU se empezó una campaña de prensa instando a la guerra contra España al grito de "¡Recordad al Maine!" (y una segunda parte de la frase no muy benevolente con España) orquestada por entre otros por el vendedor de periódicos Joseph Pulitzer y que ahora da su nombre a un premio al prestigio periodístico. Vamos, como si dentro de 100 años existe el Premio Eduardo Inda a la honorabilidad periodística.

Recreación de la explosión del Maine.
El asunto no es el periodista en cuestión sino el "recordad el Maine" ... seguro que la frase suena mucho pero ¿qué leches era el Maine? Pues vamos a ver si lo puedo aclarar un poquito. 

Lo primero que hay que decir es en España se le conoce como el acorazado Maine aunque según la nomenclatura de EEUU no era un acorazado principalmente porque en aquella época, nadie sabía lo que era un acorazado. Su denominación oficial era ACR-1 Maine o lo que es lo mismo Armored Cruise #1 o crucero acorazado ¿cual es la diferencia? pues sobre todo la evolución en el tiempo pero para aclararlo voy a intentar poner una breve cronología de la evolución de los barcos en su época para intentar ponernos en contexto. No hemos de olvidar que el s.XIX fue un periodo de gran evolución tecnológica y uno de los campos en que más se avanzó fue en el masacrarnos unos a otros ... como siempre.
- 1805: los hijos de la Pérfida Albión zurran la badana de lo lindo a la escuadra conjunta franco-española (toda la culpa fue del gabacho al mando, por supuesto) ¿qué tenemos aquí? Barcos de madera, propulsados a vela, cañones de avancarga y municiones formadas principalmente por pelotas de hierro y palanquetas. Aunque obviamente las técnicas de navegación y artillería han evolucionado a los largo de los siglos básicamente, la estrategia es colocar un par de barcos lado a lado para zurrarse desde menos de un 1km y luego pasar al abordaje si procede (claro que si le metes el costado de tu navío a la popa del otro y le barres con una andanada el efecto es mucho mayor) Aquí lo mayor que ahí son los cañones de 36 libras (unos 16 kgs por proyectil) y las carronadas inglesas de unas 68 libras, pero con un alcance muy inferior.
- 1838: el SS Great Western, un vapor de ruedas propulsado a vapor y vela era capaz de cruzar el Océano Atlántico. Apenas han pasado 35 años y ya tenemos barcos capaces de limitadamente no depender del viento. También  se empiezan a hacer en hierro.
- 1853: los rusos destrozan a los turcos en la batalla de Sinope gracias a granadas explosivas. Aquí ya tenemos cañones de 60 libras.
- 1859: los franceses lanzan La Glorie protegido por un blindaje de 120 mm.
- 1862: en plena Guerra Civil de USA los confederados desmontan el USS Merrimack hasta su obra viva y lo blindan con una capa de madera y dos pulgadas de hierro .. El resultado, el CSS Virginia. En marzo se enfrentaría al USS Monitor, otro engendro blindado fluvial en una batalla que quedaría en tablas: ninguno de los dos buques conseguiría atravesar el blindaje del otro y aquí hay hablamos de cañones de 230 y 280 mm (este son un pepino de 136 libras, unos 60 kgs)
- 1863. España incorpora a su flota la fragata blindada Numacia. La cosa en su época fue como si ahora incorporáramos un portaaviones clase Nimitz

La Numancia, en su día la leche.

Bueno, aquí podemos ver que para ser el siglo XIX pasamos en menos de 60 años de los barcos de madera a los barcos de hierro propulsados a vapor, los cañones de avancarga pasan a ser de retrocarga, los calibres aumentan, los tonelajes también ... entonces ¿cómo se hace esa transición? Pues como se hacen todas las transiciones sin saber que se está haciendo, con mucho dinero para gastar y con prisas por ser los primeros: mal. Y no solo es que lo haga mal uno, es que por lo general lo hacen mal todos aunque poco a poco se va aprendiendo de los errores y se van corrigiendo. Como ejemplo de esta época son los submarinos de Nordenfelt, un gran invento eso del submarino ... a vapor. Nosotros aquí teníamos el submarino de Peral, eléctrico y con torpedos, pero claro, los mandos preferían los sobornos de Zaharoff a la innovación de Peral.
De piedra me me he quedado con lo de Zaharoff


Pues claro, cuando las cosas no las tienes claras sale lo que sale. Por un lado se sabe que hay que proteger al barco porque los cañones modernos te lo pueden hacer trizas sin despeinarse, a meter blindaje que pesa y mucho ... eso implica barcos más grandes y con más desplazamiento. Tampoco olvidemos que por aquella época lo de la soldadura eléctrica como que no ... eso lo tuvieron que hacer los alemanes por narices por imposición del Tratado de Versalles. La calidad del acero, como que no era excesiva y lo de blindar ... pues tampoco es tan sencillo. Si blindas todo el barco pesa una burrada y no es efectivo, otra forma es todo o nada en la que blindas todo lo que puedes las zonas delicadas y dejas relativamente indefensas el resto. Aunque se pudiera pensar que un país con gran tradición marinera lo podía hacer bien UK construyó diversos cruceros de batalla rápidos, poderosamente armados pero con un blindaje que tenía una tendencia a dejar pasar los proyectiles cosa mala. El caso que más ruido hizo (sobre todo en el momento de explotar) fue el crucero de batalla Hood, un monstruo con un desplazamiento y artillería similar al del Bismarck. En su día (el Hood) fue considerado el barco de guerra más grande y poderoso del mundo. Estos busques blindados no eran conocidos como acorazados sino como Ironclad que viene a ser algo así como "vestido de hierro" . Luego ya empezaron a llamarlos cruceros protegidos, cruceros acorazados, fragatas blindadas en función de su tonelaje y misión. Curioso son los monitores, buques costeros o fluviales fuertemente armados.

También se tendía a poner los cañones más gordos que se pudiera, lo que ocasionaba problemas de estabilidad dado el elevado peso de la artillería y de las torres blindadas que lo contenían lo que ocasiona problemas de estabilidad. El HMS Victoria se fue al fondo por una parte gracias a seguir las órdenes al pie de la letra y por otro, debido al gran peso de tu torre principal que lo acabó de desnivelar cuando otro barco de su misma escuadra lo embistió con el espolón. Ya vemos que las costumbres raras de los pérfidos (como la de tirarse a la piscina desde el segundo piso) no vienen de ahora.

Maqueta del HMS Victoria. ¿Pensábais que os vacilaba? Imaginaos el peso de esa torre. 

Las torres blindadas tampoco tienen una capàcidad de poner cañones ilimitada, no son los acorazados King George V con sus torres cuádruples de 360 mm. Aquí son como mucho dobles y lo de ponerlas elevadas ... pues como que tampoco. En el caso del Maine las torres de artillería principal están desplazadas ¡¡  a un lado !! Tampoco digamos que los americanos son tontos, que los acorazados clase España de 1912 llevaban  cuatro torres dobles, dos montadas en crujía  y dos en las bandas.

Nótese la peculiar" alineación de las torres de la clase España.

Acostumbrados a las configuraciones típicas de los acorazados más modernos como el Iowa (el bueno, no los anteriores) con tres torres triples, con una de las dos más elevada permitiendo en fuego de 6 piezas en caza y 6 en retirada pues resulta que estos en teoría si permitían utilizar todos los cañones en caza o en retirada aunque la precisión es otra cosa. incluso permiten el disparar todos los cañones por una banda ya que se hacían vanos en las estructuras de cubierta para permitir el disparo. En el caso del Maine creo que el efecto del rebufo no le sentaba nada bien al buque.
La distribución de la artillería principal del Maine

Después de la artillería principal, de gran calibre hay una artillería secundaria de 152 mm y una serie de cañones adicionales de menor calibre que al final forman un batiburrillo artillero que no hay cristo que controle con eficacia. El destino inicial de esta artillería secundaria y terciaria era el combatir algo que provocaba verdadero pánico en las marinas de la época: los torpedos. Esas lanchas torpederas, pequeñas, ágiles y armadas con torpedos podían enviar al fondo con facilidad a barcos muy superiores. Del miedo a estos pequeños y ágiles buques surgió la idea la idea del buque contratorpedero idea de Villaamil: el destructor. Por supuesto todos estos navíos están armados con torpedos, pero es raro llegar a estar dentro del alcance de los mismos, los cañones te hacen polvo antes.

Más adelante se impondrán los monocalibres con la aparición del HMS Dreadnought  el buque que convirtió en obsoletos de un plumazo a todos los demás. El problema era que cada pieza disponía de sus sistema de puntería independiente con lo que no era nada fácil coordinar el fuego completo del navío. Si a eso unimos que lo del tiro parabólico a distancia desde el barco no estaba nada conseguido (el barco se mueve y no sólo tienes que enfilar bien el blanco, tienes que asegurarte de que el disparo se produzca en el ángulo correcto para que no se quede largo o corto.) Por ejemplo, en Santiago de Cuba la distancia de combate entre la escuadra de USA y España andaba por los 3 kms. En Jutlandia, apenas 18 años más tarde los barcos ya se daban estopa a 14 kms.

El blindaje, aunque gordo, estaba principalmente en las bandas dejando las cubiertas relativamente desprovistas como podemos ver en el siguiente gráfico que en realidad se corresponde al Indiana, pero es de la época. Esto es fruto de una filosofia antigua de combate, a tiro tenso, donde la mayor parte de los impactos se reciben en la borda. Un duelo artillero a más distancia con los proyectiles cayendo desde arriba llegarían sin problemas a las entrañas del navío. Eso sin contar con que la calidad del blindaje era bastante limitada. Se calculaba que unas 10 pulgadas de blindaje de la época (eso son 25,4 cms de grosor) equivalían a 6 pulgadas del año 1900. Las mejoras era muy rápidas.
Se pueden apreciar 18 pulgadas de blindaje en el cinturón, dejando
prácticamente desprotegido el resto.


Para finalizar disponía de una planta de propulsión a vapor que le podía impulsar a casi 17 nudos que para la época de su construcción no estaba mal pero tampoco era nada del otro jueves. Tenía un grave problema: sólo podía llevar unas 910 toneladas de carbón que se consumían a toda velocidad cuando el navío iba a toda velocidad aunque a 10 nudos tenía un combustible para 15 días (3.600 millas náuticas según la wikipedia) Al parecer de aquí vino la causa de su hundimiento: una deflagración provocada por los gases del carbón hizo reventar 5 toneladas de munición que envió el barco al fondo con 260 de miembros de su tripulación.

Así para resumir, era un barco construido en una época en que los navíos se quedaban obsoletos casi antes de que se secara la tinta de los planos. Mal armado, mal blindado y que fue una de las excusas para la pérdida de Cuba aunque a decir verdad, si el asunto del Maine tampoco creo que nos hubiera durado mucho más.

¿Ya se ha ido este pesado? ¿ya puedo salir?


jueves, 21 de abril de 2016

Storage a nivel enterprise (empresa, pero asín queda más como de entendío)

Pues vamos a seguir escribiendo algo sobre el tema de la informática y la madre que la parió.

Ya hablé en otras entradas de diversos cosillas que pasaban a la hora de ir montando lo sistemas en plan serio, sobre todo cómo se iba el dinero. Pues voy a intentar justificar una parte: el almacenamiento.

No, no vamos a hablar de este tipo de almacenamiento.
 Supongo que a nadie se le escapa que el precio del almacenamiento (precio por GB, no por disco) baja de manera más o menos constante. Vale que de tanto en tanto hay escasez de discos bien por cambios de tecnología o bien por circunstancias externas como huracanes, incendios, terremotos que destruyen una fábrica, .... desde que yo tengo uso de razón en el tema informático (unos 30 años) el precio del almacenamiento ha bajado de continuo. Los primeros discos de los que yo tengo constancia tenía una capacidad de 10 MB (lo que ocupa ahora una foto en calidad decente) y un coste de en torno a un millón de pesetas, lo que son unos 6.000 € al cambio, claro que con ese millón de pesetas por aquel entonces se compraba un coche de gama media tirando a alta (bueno, tampoco había mucho donde elegir) Mi primer HD costó unas 60.000 pesetas (360 €) y tenía 30 MB (era el más barato con diferencia de lo que había en el mercado, lo normal eran 20 MB por unas 100.000 lo que entonces era un sueldo mensual  "majo") Claro que así iba el jodío, más lento que un caracol, pero era mucho más rápido que el disquete y tenía una capacidad brutal .... Con el tiempo la cosa fue bajando, allá por los años 96-97 se rompió la barrera del GB a un precio razonable aunque con discos de pocas prestaciones (P-ATA) nada de los carísimos SCSI profesionales. No hace mucho (Q2-2016 para los pocos que lean esto en épocas futuras) como se me fastidió un HD me compré un SSHD (un HD con una caché SSD) y buscando en Amazon veo que 1 de TB cuesta unos 95 € ... y el de 2 TB 10 € más. Como referencia, en mi trabajo hace 16 años se compró una sistema de almacenamiento de HP de una capacidad similar (un poco menos en realidad) por unos cien millones de pesetas (600.000 € al cambio, pero sin descontar la inflación)
Disco SCSI caro en su época.

El tema al que quiero llegar es que mientras que el storage bruto es relativamente barato (unos 50 € el TB en un SSHD a día de hoy cosa que no tiene que coincidir con el día en que leas esto) el storage a nivel enterprise sale pelín más caro .... como 10 veces más el TB yéndonos a discos lentos grandes   y baratos como los SATA de 4 TB (ahora mismo el tope en HD mecánico anda por los 10TB cosa que no tiene por qué ser así cuando leas esto) te puede salir a 500 € el TB, si te vas a discos de altas prestaciones como los HD de 10K rpm (los 15K van de capa caída) te pueden costar v vez y media esa cantidad y los SSD (lo que se viene a llamar All-Flash cuando todo es "drive" basado en silicio; no digas "disco" sólido que queda muy mal)  viene a costar como 2.000 € el TB efectivo ¿qué narices está pasando aquí? Pues voy a ver si lo explico.

Cuando compras storage para el PC de tu casa o de tu empresa pues estás comprando eso, almacenamiento bruto, pero cuando te pasas al nivel enterprise (cabinas de HP, Netapp, IBM, EMC) la cosa cambia porque en realidad está comprando almacenamiento y un un valor añadido qu emás te vale conocer y utilizar porque si no está tirando el dinero. Las características a mayores de un almacenamiento enterprise son las siguientes (a ver si no me olvido de ninguna)

Fiabilidad.

Los datos son sumamente importantes (si no estás de acuerdo no sé que haces aquí, dedícate a otra cosa) Lo primero que busca alguien que compra un almacenamiento de este tipo es no perder ningún dato. Los discos pueden fallar (te voy a contar un secreto: es verdad, fallan y no sólo eso, suelen tener la manía de fallar en el momento menos oportuno) Para protegerte de fallos contra el HW se ha desarrollado el RAID (Redundant Array of Inexpensive Disk o Independent Disk, según les de) y discos de repuesto conectables en caliente (mejor usar las dos cosas a la vez) El RAID añade información de redundancia repartida entre los discos de manera que ante el fallo de un disco o de dos como en el caso del RAID 6 el sistema sigue funcionando "generando" la información on-line a partir de la información restante y los CRC. Si esto lo combinamos con discos de repuesto conectados (Hot-Spare) el sistema se autorepara mientras haya discos de recambio sin intervención externa. Durante un tiempo funciona con prestaciones menores porque aparte de la carga normal debe reconstruir todo el disco antiguo pero por lo general iba bien .... El problema que existe hoy en día es que los discos son muy grandes: 4, 6, 8, 10 TB ..... y la reconstrucción de un disco de estos puede llevar 24 o 48 horas fácilmente dependiendo de la carga del sistema y en ese momento lo tienes expuesto a un nuevo fallo. Por eso es bueno usar un RAID 6 en lugar de un RAID 5. Existen otros tipos de RAID como el 0 (este no da fiabilidad) el 1 (duplicación de los datos) el 0+1 (combinación de los dos anteriores) 50, .... etc

Ejemplo de sistema poco fiable

Esta protección tiene un precio que ya se encarga el fabricante de cobrarte bien. Necesitas un HW que sea capaz de gestionar todo esto (las famosas controladoras RAID) y el precio del TB útil aumenta: por una parte, los HotSpares es espacio que no puedes usar (no es desperdiciado ya que lo ganas en seguridad) y según que configuración pierdes entre un 20 y un 50% del espacio total lo que significa que si tienes un array de 6 discos de 4 TB en una configuración RAID 5 + HotSpare sólo podrás utilizar 16 TB en lugar de los 24 teóricos.

Esta capacidad la suelen tener todas las cabinas, desde los baratos sistemas NAS doméstico (dos HD en RAID 1) al monstruo más grande de EMC.

Otro componente que puede fallar es la controladora. Esto es un ordenador más o menos potente que se encarga de de gestionar los discos y servir la información por los diversos protocolos que tenga el equipo (bloque, carácter, ...) Esto es el máximo elemento diferenciador. Puede contener aceleradores SSD, cachés de memoria, redundancia, ... Lo habitual es que esté duplicado aunque en equipos baratos sólo hay uno. Lo normal es definir doble camino para acceder a los datos y a los equipos que cogen la información para que en caso de fallo de una de las controladoras las otra siga funcionando. Si encima queremos que no haya pérdida de prestaciones, necesitaremos unas controladoras mejores y por ende más caras. Este componente, según lo elijamos suele ser caro de narices aunque lo bueno que tiene es que se comparte para todo el almacenamiento con lo que a mayor capacidad, menor es su repercusión en el coste por TB.

Virguerías varias.

Pues lo cierto es que no vamos a gastarnos un pasturrial sólo para tener fiabilidad en el almacenamiento, sino que hay que sacarle partido, hay que sacarle un valor añadido y es conveniente conocer estas características porque las estás pagando y merecen la pena ... y mucho.

Rendimiento

Los discos mecánicos tienen un rendimiento máximo que se suele medir en IOPS que son operaciones de entrada salida por segundo. Estos equipos suelen ser usados por otros muchos equipos y usuarios de manera concurrente de manera que este dato es fundamental. Un disco SATA normalito suele dar unas 80-100 IOPS con suerte y un disco SAS anda como mucho por las 200 IOPS (los SSD juegan en otra liga ... añadiendo al menos dos ceros a esas cifras) Imaginemos una serie de usuarios pidiendo operaciones a un disco que sólo se pudieran procesar 80 por segundo (el arrancar un Windows precisa unos cuantos cientos de ficheros que son IOPS)  Encima los discos cada día son más grandes con los que la posibilidad de que vaya al mismo disco es alta ... ¿cómo se soluciona? Pues en lugar de hacer el equivalente a particiones en un disco (se llaman LUN) esa partición o LUN como la voy a llamar a partir de ahora se reparte entre todos los discos disponibles con lo que el número de iops ya no es 100 sino por ejemplo 1.000 usando 10 discos (aquí lo bueno es que hasta los CRC aporta) de esta forma se reparte la carga entre todos los discos y se consiguen prestaciones muy elevadas. Si aquí añadimos memoria caché en las controladoras y discos flash nos podemos ir a unas cuantas decenas de miles de IOPS que puede dar una de de estas cabinas. Aquí alguien dirá que los SSD dan eso y más y tendrán razón, pero eso es otra historia y otros problemas.

Multitier

A nadie se le habrá escapado el pequeño detalle de que los discos SATA son grandes y baratos, aunque lentos. Luego están los discos SAS de 10K y 15K rpm que son mucho más caros y rápidos, aparte de más pequeños (no es complicado encontrar SATAs de 8 TB pero el SAS anda por el TB o poco más) y por último los SSD cuyo precio ahora mismo ya está por debajo de los SAS (y lo que te rondaré morena)
Pues resulta que hay una posbilidad de hacer que se tenga un buen rendimiento con los discos de gran capacidad y ello se consigue interponiendo capas (que es lo que significa TIER) de discos más rápidos que hagan de caché de los más lentos SATA. Por ejemplo se tienen 100 TB en disco SATA, 10 TB en SAS y 2 en SSD y literalemente el acceso a los datos vuela. Incluso se permiten diferentes niveles de acceso: el SAP de producción tiene el mejor acceso y los documentos tienen el peor rendimiento.
Esto no lo tienen todas las cabinas, empezamos a meternos en la gama media (que para algunos es la alta, pero es que la alta, está muy arriba)

Snapshots

 Esto no es exclusivo  de las cabinas (por ejemplo el lvm lo tiene) pero permite sacar una "foto" de una LUN o de un almacenamiento en un momento dado lo que permite ver una imagen congelada de la misma mientras se sigue trabajando con ella. Es una gran ayuda a la hora de hacer backups,. definir puntos de restauración (por ejemplo en un trabajo determinado) ver trabajos a lo largo del tiempo. Son casi instantáneas de hacer y no ocupan demasiado si no varían los datos en exceso.

Thin provisioning

 Esto es una virguería de las cabinas que se usa mucho en virtualización. El sistema operativo ve la LUN como completa pero en realidad sólo ocupa espacio cuando se escribe. Por ejemplo, si tenemos una VM linux con un disco de 100 GB pero que en realidad sólo tiene 20 ocupadas tan sólo ocupará en el disco 20 GB y un poquito más por si crece algo más. Si necesita algo más crea un nuevo segmento de disco de manera transparente al sistema operativo. Esto permite hacer una sobre suscripción de manera que si necesitamos 100 VM de 100 GB en lugar de ocupar 10 TB podría ocupar en el caso del ejemplo 2 TB lo que es un ahorro más que considerable.
Esto tiene el posible problema de una fragmentación del disco pero los equipos modernos son capaces de deshacerlo en momentos de baja actividad (por ejemplo por la noche) y hoy por hoy, el rendimiento de VM provisionadas en thin no difiere gran cosa de las provisionadas en thick (ocupando todo el espacio) De hecho, salvo en el momento del crecimiento en que se podrían producir ciertos retrasos, se puede usar el thin sin problemas.
En teoría esta sobre suscripción podría dar problemas si todos piden su espacio, pero en la vida real eso no pasa.

Deduplicación.

Este es un trema casi mágico. La cabina se dedica a buscar bloques iguales (de 2, 4, 64KB, ... lo que sea) y cuando ve dos bloques iguales, elimina uno y donde estaba el anterior pone un puntero al mismo bloque. En entornos como sistemas de virtualización se consiguen maravillas de ahorros de un 20 o un 30% del espacio. si ya tenemos un VDI (muchas máquinas virtuales casi iguales) este ahorro es brutal (60-80%)

Federación.

No, tiene nada que ver con el fumbol o cosas similares. Esto es tener dos cabinas replicadas a distancia (la última vez que lo vi había hasta 200 kms con cabinas fuertemente acopladas, pero admitiendo un decalaje en el tiempo, se van a miles de Km) lo permite sistemas resistentes a desastres (elija el desastre que quiera y en función de eso, ponga su otro datacenter a la distancia adecuada) Esto mola pero es carísimo. Aparte de tener todo el HW duplicado hacen falta unas líneas de comunicaciones que precisamente no son baratas (fibras oscuras y similares)

Todas estas funcionalidades suelen venir en las cabinas de gama media hacia arriba y es interesante conocerlas porque todo ayuda a optimizar la inversión en la misma. Si una cabina a tres años nos sales por unos 800 € el TB (incluyendo precio de compra y soporte, por algún motivo la gente se suele olvidar del coste de ocupación y consumo) si consigues optimizar el uso de espacio ganando un 30-40 % cada TB que usas en tu negocio te sale más barato en ese porcentaje. Ya sé que los economistas no son muy de hacer cálculos complejos en cosas como ahorros, pero de no emplear estos trucos tu inversión en storage en IT puede ser un 30-40 % mayor. Así que piénsatelo bien a la hora de contratar a quien gestione eso, que por tirar de becario explotado en realidad pierdes dinero por no contratar (y pagar a su precio) a uno experimentado.
¿qué vas a recortar en IT? ¡me dejas de piedra!



martes, 29 de marzo de 2016

Manuales (pero en cómic)

Supongo que todos hemos visto alguna vez un manual aunque no le hayamos hecho ni puto caso que suele ser lo general. Así por lo general, suelen ser montones de hojas muy serias y poco amenas con especificaciones técnicas, algunos esquemas y a veces, en varios idiomas que hacen que sean más gordos y sea un poco coñazo el encontrar lo que estamos buscando. Por eso por lo general, la gente para de ellos y por eso mismo, pasa lo que pasa: por lo general la gente sólo conoce las funciones básicas y ocurre más una vez algún percance por utilizar el equipo de forma incorrecta.

Pero no todos los manuales han sido siempre así, también los hubo un poco más amenos aunque el propósito final era un poco ... macabro. Vamos a ver algunos de ellos.

Manuales del P-V y P-VI (Tiger y Panther)

Estos dos manuales son dos clásicos que enseñan a las tropas el cuidado y mantenimiento de los vehículos así como las tácticas y modo de operación. Se encuentran fácilmente en Internet buscando Tigerfibel y Pantherfibel. Merece la pena echarles un ojo aunque no se entienda alemán, son sencillos de ojear y no son muy largos.


Horrido! des jager Schiessfibel


Esto es más o menos como ¡Horrido!, el libro del cazador. y es un manual editado por la Luftwaffe para enseñar prácticas de caza en el aire y tampoco le falta sentido del humor. También se encuentra fácilmente en Internet. Horrido es en teoría una invocación Saint Horridus, el patrón de los cazadores. Lo cierto es que no he encontrado a ese supuesto santo por ninguna parte que no fuera en temas relacionados con aviación, así que no tengo claro que esa relación sea cierta (el grito sí, es real)


Si nos vamos al otro lado, pues vemos que no eran los alemanes los únicos en recurrir a la grafía. Aquí podemos ver algo similar con el manual del IL/2 Shturmovik, Yak-3 o La-5 sin ir más lejos. En este caso, se han traducido al español por un grupo de zumbados de la aviación (vale, lo reconozco, yo he participado en dos de ellos)





Todos estos manuales y muchos más se pueden encontrar aquí. Varios de ellos están traducidos al español y revisados por pilotos reales (en España se vuela el Yak-52 y su operativa es similar a la del resto de los Yak)

Los USA también recurrieron a este tipo de manuales, aunque con menos profusión de viñetas, aunque hay algunas en este manual del P-39. Por lo general es un manual serio, lleno de tablas y páginas de texto.

Ya para finiquitar, el manual del M16A1 es otro ejemplo de enseñar a la gente utilizando un cómic, con imágenes que se te quedan rápidamente, mucho mejor que grandes tochos de texto cuya compresión no está al alcance de todo el mundo (suena triste, pero es así)


Este manual se encuentra aquí o buscando The M16A1 Rifle: Operation and Preventive Maintenance.





sábado, 20 de febrero de 2016

Tren de artillería de las guerras napoleónicas

Ya sé que últimamente escribo entre poco y nada pero en este caso, no voy a hacer promesa de escribir más pues porque seguramente no lo cumpla. Cuando tenga algo sobre lo que escribir lo haré y cuando no o no tenga ganas (que será lo más a menudo, pues no lo haré) Tampoco hay un clamor popular que lo pida así que puedo hacer como George R.R. Martin y tomarme mi tiempo aunque no creo que tarde tanto ni me salgan obras tan largas como las suyas.

El año pasado y aprovechando el aniversario de la Batalla de Waterloo dediqué una serie de artículos dedicados a la misma y el primero lo puedes encontrar aquí (son cinco) De aquella me se ocurrió buscar algún manual de la época y contar alguna cosilla al respecto de cómo se organizaba la cosa. Lo cierto es que me dió pereza, pero al final, lo he hecho. En este caso ha acudido al Tratado de Artillería para el uso de la academia de caballeros cadetes del real cuerpo de artillería escrito por Tomás de Morla de 1792 que combatió con aparentemente escaso éxito en la Guerra de la Independencia Española (Peninsular War para los pérfidos) No hace falta ir a ninguna biblioteca perdida para encontrarlo, en Google Books está disponible de manera gratuíta.

Bueno, vamos a lo que vamos, que me voy por los cerros de Úbeda.



Este libro viene en tres partes. La primera de ellas (casi 700 páginas) está dedicada a la pólvora, cómo se hace, tipos, etc a los cañones, cómo se funden (hierro y bronce) los afustes, puentes (de esos que se usan para cruzar ríos), mechas .... a lo mejor un día escribo algo al respecto. Si alguien quiere hacer un cañón de la época y le sobran tiempo y recursos ... le recuerdo que seguramente eso sea un delito, aparte de peligroso de narices.

La segunda de ellas (otro tocho similar) va del cuidado de las piezas en tiempo de paz (tiene cosillas interesantes como por ejemplo el ver los daños de un cañón por el uso, ver si tiene grietas, si los cañones de hierro tiene óxido, ...) Un detalle curioso (de Gila) si un cañón tiene el agujero (valeee, el ánima) deteriorado ... se le hace otro (vamos, amplías el anterior) y te vuelve a servir. Hay que tener en cuenta que en esta época no se tira nada, todo se aprovecha mientras sirva para algo. Yo he visto en museos etnográficos platos de cerámica rotos unidos con grapas por detrás para que pudieran servir ... y eran de bastantes décadas después.Más temas de esta parte son las armas ligeras y blancas. Hay cosillas interesantes sobre las que igual escribo.

El tercero habla de lo que me interesa: qué se lleva a la batalla, trenes de artillería, etc. Y voy con ello.

Aunque había 7 calibres para la artillería terrestre que iban desde las 4 a las 36 libras (proyectiles de menos de 2 kg hasta unos 16 kg) los cañones más pesados no se suelen utilizar en batallas siendo por lo general dedicados para asedios o defensas de plazas. De esta manera en la batalla se utilizarían sólo las piezas de 4, 6-8 y 12 libras, utilizando marginalmente unas pocas (una media docena de ellas) de 16 libras  ¿por qué el dejar sin utilizar tanta potencia de fuego? Pues por una cosa muy simple: el peso. Llevar piezas mayores de 12 libras por caminos embarrados a golpe de mula y riñón no era cosa baladí. Lo más seguro es que cuando llegaran estos cañones, la batalla ya hubiera acabado. Por ejemplo. En el libro parece que se recomienda que para un ejército de 100 batallones (unos 80.000 hombres así por encima) llevaría unos 150-250 cañones de todo tipo. Más sería un engorro logístico y menos quedaría corto de potencia de fuego. 

Si nos metemos en temas de cañones individuales, al parecer en una sola acción si se disparan los cañones más de 150 veces parece que hay un riesgo bastante alto de dañar la pieza. Habría que tener cuidado, refrigerarla bien .... Si el uso no llega a esos límites la duración del cañón es mucho mayor, pero claro, cuando te ataca la caballería o la infantería la cuestión es escupir fuego como un loco y claro ¿cómo de rápido es capaz de disparar un cañón del S.XVIII-XIX? Pues seguro que más de uno se queda de piedra al ver esto.



Pongo la captura porque cuesta creerlo .... ¡¡¡ 120 disparos en 15 minutos !!! ¡¡¡ 8 disparos por minuto !!! No olvidemos que a cada disparo hay que limpiar el ánima, refrescar (con agua) si es preciso, meter la carga de pólvora, meter el proyectil, perforar el cartucho, cebar el oído y darle fuego .... todo ello sin llevar por delante al que carga. Lo que llaman a todo tirar debe ser espectacular dado que no da tiempo a poner el cañón de nuevo en posición (o se hace cada cierto número de disparos) con lo que el retroceso te lo debe dejar bastante más atrás. Y no olvidemos que todo ese lío dura nada menos que 15 minutos. Disparando botes de metralla debe aniquilar a un batallón completo en menos de cinco minutos dado que son efectivos hasta unos 500 metros y un batallón debe tardar 6 minutos en recorrerlos lo que haría "receptores" de 30 disparos ¡¡¡ de un único cañón !!!

Curiosamente este cálculo a ojo que acabo de hacer, encaja con la dotación de munición recomendada para cañón: 120 balas de hierro, 30 de metralla gruesa y 50 de menuda (balas de fusil ens sacos) Vamos, que tiene en cuenta una posible llegada del enemigo.

Si tenemos en cuenta esto de los fusiles:


Lo de "bala correspondiente de 17 en libra" significa que de cada libra de plomo (unos 460 gramos) salen 17 balas para el fusil. Un cañón de 12 cargaría 12 libras de balas de fusil lo que significa que cada vez que dispara suelta por la boca más de 200 balas de fusil con la potencia de un cañón (como 5 veces superior a la del mosquete) y aunque muchas de vayan altas y otras se estrellen en el suelo seguramente de 80 a 100 encontrarán a la formación de infantes enemigos que hay delante.

¿Y cuanto material hay que llevar para alimentar toda esta máquina de guerra? Pues también nos lo dice: 1.288 quintales de pólvora. Estos quintales son de 4 arrobas lo que equivale a unos 46 kilos actuales, con lo que habría que llevar para la artillería, infantería y caballería 59 toneladas de pólvora. Un carro de la época no era un camión moderno. Podría llevar unos 200-300 kg lo que harían unos 300 carros cargando tan peligroso componente ... menos mal que por la época no se fumaba mucho.

Si hablamos de proyectiles, hay que llevar 1.530 quintales de plomo para munición de infantería (70 toneladas) Para la artillería es un poco más:


Si no me me he equivocado al sumar y omitiendo los obuses el peso total de toda la munición son 198.400 libras o lo que es lo mismo, 91 toneladas a sumar las 59 de pólvora y las 70 munición de infantería. 220 toneladas sólo de munición. Suma a todo esto otro tipo de impedimenta como tiendas de campaña, comida, utensilios médicos, etc y lo transportas todo en carros de bueyes, caballos, mulas o sea cual fuera el bicho que se usara y encima aliméntalos a todos. Con carros que lleven 300 kg ya me salen más de 300 carros para la munición tan sólo, con sus correspondientes carreteros y animales. No, la logística en las guerras napoleónicas no debía ser cosa trivial. En Waterloo había tres de este tamaño (por lo menos) 

Ya puestos ¿qué pesaba el equipo del infante? Pues ni idea, pero tengo algo del fusil:


El soldado de infantería llevaba un fusil de 9 libras de peso. Llevaba 60 balas de a 17 la libra, es decir, 3,5 libras de plomo encima. Los 60 disparos con media onza (8 adarmes)  de pólvora. Cada 16 onzas era una libra por lo que llevaba encima unas dos libras de pólvora (es un poco menos, pero sumo el peso del cartucho de papel) con lo que sólo el fusil y la munición pesaba 14,5 libras que eran 6,67 kg. La bayoneta de 45 cms de longitud debía añadir fácilmente otro kg de peso. Lo cierto es que no es un peso excesivo sólo con las armas en comparación con un infante actual que puede llevar 30 kg de peso (no sólo llevan armas)

Pues nada. Hasta la próxima.

Para ser mi primer texto me ha salido mejor que el brasas éste.