lunes, 8 de marzo de 2010

Maravillas del Outsourcing y las externalizaciones

Supongo que a nadie pillaré por sorpresa si digo que la moda entre las empresas actuales es la externalización y el outsourcing. Para el que no lo sepa, consiste en que actividades que antes realizaba con personal de mi propia empresa (que por cierto, suele saber qué hace y suele hacerlo razonablemente bien) lo voy a hacer con personal de otras empresas. Hay varias modalidades que pueden ir desde contratar personal bajo mi dirección (la subcontratación de toda la vida) o incluso contratar el servicio completo. El típico ejemplo de esto sería las subcontratas que trabajan para las diversas empresas de telecomunicaciones instalando ADSL, cable, líneas de teléfono, etc. Hay otra variante que contratar la explotación del servicio directamente. El subcontratista corre con todos los gastos y yo me llevo parte de los beneficios. Curioso ¿no? Pues cuando vaya a un conocido centro comercial (si, ese) va a ver una joyería muy conocida y con cola (esa misma precisamente) que trabaja de esta manera.

Pues esto mismo que en ciertas actividades funciona muy bien está de moda en las grandes empresas, concretametne en el área de sistema. Hay cosas que se pueden externalizar sin problemas como por ejemplo, la gestión de los PCs, impresoras y otro HW, si se tiene cuidado se pueden externalizar las comunicaciones (ojo, que no es la primera empresa y/o administración pública que vuelve a cierto ex-monoplio como alma que lleva el diablo tras un glorioso paso por una operadora emergente) Claro que cuanto tienes un proceso que te ha costado años alcanzar, pues a lo mejor guiarnos sólo por el criterio económico no es la mejor idea para externalizar algo (o quizás, externalizar, tampoco es la mejor idea)

Hay una empresa en España muy grande y que lleva muchos años siéndolo. El gasto en TI es muy importante, como buena empresa que se precie y además, es muy complejo. Es complejo no porque la gente que informatizó los procesos no sepa hacerlo o porque haya usado la tecnología errónea. Es compleja sencillamente porque la empresa es muy grande y compleja. Los sistemas se han hecho a lo largo de los años y con muchas tecnologías distintas, las que había en la época (desde el Ensamblador al JAVA, pasando por C, COBOL, ... con bases de datos de Oracle, Informix, DB/2, Datawarehouse, etc) Todas esas aplicaciones nacieron en sus nichos (nóminas, contabilidad, provisión, averías, planta instalada...) y evolucionaron por su lado y entonces .... llegó el día de conectarlas lo que generó una maraña de interfaces dignas de El Jardín de las Delicias.

 

Es tal el lío de interfaces que lo complicado de sustituir un sistema no es tanto por su funcionalidad como el que la maraña de interfaces no afecte al resto. En ocasiones, el sistema viejo y nuevo persisten durante años, manteniendose el viejo como un cliente del nuevo ¡¡¡ para los interfaces !!!

Pues un buen día un señor (o señora) decidió que esto era muy caso y que la mejor idea era la externlación (como en el episodio de los Simpson Kiss Kiss Bangalore) y aquí empieza la gracia. Se convoca a un concurso a las empresas mas grandes del ramo y se les dice "Quiero ahorrarme un 50% de los gastos" y estás dicen "vale" y añado yo "... que lo que pierda hoy, te lo voy a cobrar mañana" y la gente que conocía los sistema y llevaba años trabajando con ellos se quedan sin sus sistemas (y en ocasiones, sin trabajo) y pasan a las nuevas empresas. Esas empresas lo primero que quieren es no perder dinero, con lo que si han dicho que ponen x recursos para los sistemas eso hacen (esos x a veces sustituyen a 2*x recursos expertos antiguos) con el agravente de que aparte de no conocer el sistema, llevan más de uno y de dos.

¿qué es lo que pasa? pues lo más lógico. Que por cada cosa que cambian estropean dos cuando tienen un buen día. Cuando hay que arreglar un bug, en lugar de un día tardan una semana (con suerte) y la calidad general del sistema se resiente. Incluso conozco algún caso que por no tocar el sistema y no romper nada, hacen las modiciaciones en las propias interfaces, lo que aumenta todavía más la complejidad de los interfaces y los sistemas.

Los responsables de la externalización han cumplido sus objetivos. Los sistemas están fuera y la empresa se ha ahorrado un dinero importante. Claro que en sus objetivos no está el mantener la calidad del sistema, el que las modificaciones que antes costaban x miles de euros ahora cuesten 3*x (porque como ya hemos dicho, esas empresas no van a perder. Si no ganan ahora, ganan luego) que los sistemas no puedan evolucionar porque los responsables de explotación no se atreven a meter nada nuevo porque no se fían y que la empresa pierda competitividad.


Como decían nuestros mayores, esto es pan para hoy y hambre para mañana.

No hay comentarios: