miércoles, 5 de mayo de 2010

Cronica de la hostia anunciada (II)

Dejo por un momento el tema de los radares y la SGM para continuar con el tema de los libros electrónicos (voy a volver a los radares en breve)

El mes pasado escribí un pequeño artículo en que hablaba un poco de lo que era la industria del libro y lo que a mi juicio iba a pasar con ellos de seguir así. A tenor de los votos en Meneame.net y los comentarios en el foro , parece ser que que mi opinión es compartida por un número de personas considerable, habida cuenta de los medios en que nos movemos. El motivo de volver con el tema es que veo hoy la siguiente noticia: Google anuncia que va a vender libros electrónicos.

Como recordarán aquellos que leyeron el anterior artículo actualmente parece que la industria no sabe muy bien cómo abordar el nuevo negocio. Incluso, parece que más bien quieren alejar a la gente de esa parte del negocio, dado que aparte del coste superior de los ebooks en algunos casos, no encontramos con una desoladora ausencia de oferta de títulos actuales (y casi, de clásicos)

En mi modesta opinión, creo que la industria está equivocando su negocio, al igual que han hecho sus primos con la música. El negocio que busca la gente son los contenidos (es decir, la obra literaria) principalmente, y no el contenedor (el papel) Por supuesto que hay excepciones, como los libros ilustrados o las reproducciones de códices medievales.

Por ejemplo, esta parte de mi librería no la cambiaría por nada electrónico (al menos, de de momento)

Son libros ilustrados, con gráficos a todo color, tablas, ilustraciones, ... Cosa que es complicada de replicar en un lector electrónico (al menos, con los actuales) y aunque cuestan una pasta, no la doy por mal empleada.

Sin embargo, estos soportes en papel, aportan más bien poco respecto a su versión electrónica.


Todos estos libros o carecen de ilustraciones o son de una calidad pésima (y no te digo nada de los mapas, ilegibles en su mayor parte) su único interés es el texto, que es fácilmente reproducible. No sólo eso, yo incluso diría que estas versiones son muy chapuceras, con falta de mapas e ilustraciones con respecto a sus originales de mayor calidad (y precio) En general, son mas bien baratitos. En su día los compré porque no había otro medio de obtenerlos.

Ahora ha aparecido un nuevo competidor en escena: Google. Y ese competidor conoce bastante bien el mercado, especialmente el electrónico y se los va a llevar por delante a no ser que reaccionen. Google ya dispone de su propia biblioteca (gratuita) con ejemplares digitalizados que ya no pagan derechos. en este enlace se pueden bajar de google libros gratuitos. Desde otros enlaces (a libros no gratuitos) la propia Google te ayuda a encontrar dónde adquirir los libros y creo que no hace falta ser una lumbrera para saber a qué librería te va a mandar en cuanto tenga su propia tienda.

Ahora se podrá pensar que todavía no hay muchos lectores. Es posible que ahora mismo sea así (dentro de un año, ya veremos) pero acaba de aparecer un nuevo juguete en el mercado que está causando sensación: el iPad y a la sombra del iPad (o más bien a su lado, porque los tablet ya tienen bastantes años) han aparecido una pléyade de tables (muchos de ellos, a mi juicio, más completos y baratos que el iPad, pero no tan cool) Todos esos artefactos se van a unir a la colección de dispositivos que se pueden usar para leer libros, aunque son un poco fatigosos para los ojos, no todo el mundo es lector compulsivo. Y ya veremos cuando Google saque su propio dispositivo con Chrome OS ...

Los editores, a diferencia de los autores y cantantes, tienen bastante complicado el encontrar medios alternativos de ingresos, como por ejemplo, los conciertos o el cobrar por poner música en los bares. Es que ya veo yo a los agente de la CEDRO (la SGAE de los libros) colándose en las peluquerías para ver si se ponen revistas a disposición de los clientes o en la consulta del dentista. Ya hay que pagar un canon por la biliotecas (creo que ahora mismo o no se paga o lo paga el Estado) a consecuencia de una sentencia de Bruselas.

Resumiendo: no es que tendrán que preparase para el futuro. Es que el futuro ya ha llegado y se llama Google. Y no estaría de más recordar que cuando Google anunció navegación gratuíta con Google Maps para los dispositivos Andriod las acciones de Garmin y TomTom cayeron en bolsa y Nokia hizo gratuito su Nokia Maps. Cuando las barbas de tu vecino veas pelar ....

No hay comentarios: