martes, 15 de junio de 2010

Libranda: las cosas no se hace así

He visto hoy esta entrada acerca de la nueva plataforma de libros electrónicos Libranda. A pesar de lo breve de la entrada hay un par de interesantes enlaces y los escasos lectores de este humilde blog recordarán que me preocupa mucho el futuro de los libros electrónicos y ya comenté que el panorama actual lo veo muy complicado en esta entrada. De hecho, llegó a portada de meneame (para un éxito que tiene uno, hay que publicitarlo)

Pues la cuestión es que ha aparecido una plataforma española dedicada al libro electrónico. No parece una mala noticia, sino más bien todo lo contrario ... hasta que empezamos a ver un poco lo que parecer ser. Curiosamente, no es una plataforma que se dedique a vender libros electrónicos como podría parecer lógico, sino que es ... una plataforma destinada a vender libros a las librerías. Esto podría ser más o menos lógico para el caso de libros en papel, soporte físico, CD, DVD, esculpidos en piedra berroqueña, papiro, pergamino, cuneiforme en tablillas de barro ... cosas que implican una cadena de producción y distribución pero ¿para libros electrónicos? no lo entiendo.

En el Blog de José Luis Merino hay una entrada interesante al respecto de Libranda. Yo no me meto con el carácter beta de la página (soy informático, con lo que nadie me tiene que explicar nada sobre meter sistemas en producción antes de estar listos) ni con el iPad (que es muy chulo, pero claramente, no es un lector de libros electrónicos. Es muchas cosas, pero eso, no) pero si apunta algo muy claro en el segundo punto y que yo apunté hace meses ¿acaso un libro electrónico es sólo un 20-30 % más barato que un libro físico? Eso es ridículo como ya expliqué previamente en mi entrada anterior.

Es ridículo que un best seller en edición cartoné sea sólo un 50 % más cara que la edición electrónica (ya estoy dado mucho más margen de lo que saca José Luis Merino según diversas informaciones) cuando resulta que la edición en rústica viene a costar un 40% de edición buena ¿y que nos ahorramos en la edición electrónica respecto a la rústica o al cartoné? pues sin ser un editor se me ocurre: materias primas (papel, tinta) energía (las imprentas no funcionan con aire) distribución para llevar los libros a cada ciudad, almacenaje, margen comercial del librero ... y creo que todo esto es mucho más del 20-30% del total.

Es más, no acabo de entender por qué narices hay una empresa que se dedica a vender libros electrónicos a otras empresas para que las venda a los usuarios. Lo normal es que se vendan al usuario final directamente. Steam no vende juegos a terceros para que los venda al público sino que los vende a los usuarios finales. Veo la utilidad de Libranda para unificar los derechos de varias editoriales y vender al usuario final pero ¿qué aporta a partir de ahí un tercer vendedor? Puedo entender que Apple venda el libro para el iPhone/iPad, Sony para sus Reader, Amazon para sus Kindle, etc ... pero ¿tiendas físicas/virtuales revendiendo libros? no le veo el menor sentido (y menos viendo al precio que los venden)

Creo que Libranda aún está a tiempo de rectificar. Esperemos que no sea demasiado tarde.

3 comentarios:

bydiox dijo...

Al margen de la beta (yo también entiendo que una página esté en construcción, aunque no sea informática :P), lo triste es que anuncien que van a contar con 2000 títulos como si en ellos estuviera todo el conocimiento universal.

Es evidente que los márgenes son más amplios, yo sigo apostando por un libro en ePub que nunca supere los 4,99€ y únicamente en el caso de libros digitales creados expresamente para ese medio el precio podría ser mayor. Y evidentemente nada de DRM.

Conozco a varios pequeños editores que lo que ellos quieren hacer son libros físicos, no les interesa demasiado el mundo digital, pero yo les he animado a que vuelquen en la red todos sus libros. Apple permite colgar los libros en la iBookStore (tal vez no sea el lugar más óptimo pero yo no descartaría el iPad o iPhone como soporte -para breves lecturas-) o incluso vender ellos mismos los libros a través de la página web.

Como ya he dicho en otro sitio, Libranda es querer perpetuar el sistema editorial actual, con los mismos engranajes, de hecho supongo que las editoriales serían felices si fuéramos a las librerías a comprar nuestros libros en una memoria-USB (con el 4% de IVA, claro).

Así va el país.

Undry dijo...

Yo entiendo que pongan un DRM ligerito, más que nada, por salvar las apariencias porque el dinero gastado en DRM es dinero perdido (va a caer de todas formas) y molestias al usuario legal. Eso ya lo comenté en http://calderodemurias.blogspot.com/2010/04/los-libros-y-el-drm.html

Por otro lado, coincido en que esto es perpetuar el sistema tradicional en versión digital, con todos los inconvenientes de ambos y ninguna ventaja (ni siquiera el precio)

bydiox dijo...

Si no tuviera DRM no habría problema para convertirlo a .mobi o cargarlo en el iPad (pasar de ePub a iBooks es simplemente "arrastrar").

En fin, al menos contestan a los emails.