miércoles, 21 de julio de 2010

La pesadilla de los cargadores

Hace algunos años, a la hora de viajar, no se solían llevar mucho aparatos eléctricos. Como mucho, una plancha de viaje y un walkman y/o radio a pilas. Pero la cosa ha cambiado y en la maleta empieza a formarse una cosa similar a un nido de serpientes: los cargadores y sus cables asociados. Parece ser que la industria se ha puesto de acuerdo para que cada aparato necesita un cargador y un cable que por supuesto, no puede ser compatible con algo similar de otra marca y, ya puestos, ni siquiera de la misma. En mi último viaje la logística de cargadores y cables ha sido, sinceramente, impresionante.

En primer lugar, por alguna extraña razón, parece ser que los países se han puesto de acuerdo en no utilizar los mismos enchufes, no vaya a ser que a los ciudadanos podamos tener alguna facilidad para conectar un aparato europeo en América y viceversa.

Enchufe USA (izquierda) y europeo (derecho) Fuente: propia.

Y no satisfechos con tener dos enchufes físicamente distintos, los voltajes también son distintos: 110 V en USA y 220 V en España. Esto obliga a que con equipos antiguos sea preciso un transformador. En general, si conectamos un equipo de 220 V a 110 V no pasa nada, simplemente, no funciona, pero ojo al revés, que es posible (o más bien seguro) que se queme. Afortunadamente la industria ahora tiende a hacer los cargadores capaces de detectar el voltaje y funcionar indistintamente con 220 y 110 V pero nunca está de más asegurarse.

La solución más sencilla para solventar este problema es recurrir a unos simples adaptadores que convierten el formato físico (ojo con el voltaje) como los de la siguiente foto.

Conversores de formatos. Fuente propia.

De izquierda  derecha son un converso de europeo a americano, un conversor de americano a europeo y un conversor de británico a ambos. Para hacer que un enchufe sea compatible con el formato europeo y americano la cosa es tan complicada como hacer lo de la izquierda: poner el doble conector. Pues mira que es sencillo y no se hace (aunque yo lo he visto en hoteles en Brasil)

Claro que el resolver esto es la parte sencilla. Ahora viene lo gracioso; con la era de los dispositivos digitales, cada uno suele venir con su batería y su cargados correspondiente que, por algún extraño motivo, no es compatible entre sí. En el último viaje llevamos:
- Cargador de red para un móvil Nokia.
- Cargador de coche para un móvil Nokia.
- Cargador de red para un móvil Samsung
- Cargador de red para cámara DSLR Canon.
- Cargador de red para cámara compacta Nikon.
- Cable USB/Mini USB para lector libros electrónicos.

A lo que hay que añadir el cargador de red para SONY Reader que compré .... todos incompatibles entre sí.

De izquierda a derecha. Cargador SONY Reader, Canon, Nikon. Por lo menos, el cable de red servía para los tres. Fuente: Propia.

El caso de los móviles debe ser el más sangrante de todos. He sido usuario de Nokia mucho tiempo y Nokia en su día tenía un mismo cargador para toda su gama, el famoso cargador que terminaba en un cilindro de metal. Hace un par de años lo cambió por otro similar, pero más fino, con lo que ya no eran compatibles y finalmente y, de acuerdo con toda la industria, han decidido usar entre todos un estándar: el formato Micro USB, con lo que todo lo que hubiera antes no sirve. Si ya mezclamos fabricantes, apaga y vámonos. El cargador del teléfono de mi mujer es incompatible con el mío, con lo que hay que llevar dos cargadores (o buscar un teléfono de la misma marca para la próxima vez)

El lector de libros electrónicos SONY es otro que hace la guerra pos su cuenta. Se puede cargar con un cable Mini USB (distinto al USB y al Micro) o comprar un cargador aparte, cosa que al final hice porque no todos los puertos USB dan la suficiente potencia.

El formato USB parecía ser la gran panacea y la estandarización que tanto esperábamos ... pues de momento, va a ser que no.

De izquierda a derecha: USB, Mini USB, Micro USB. Fuente: propia.

El Puerto Serie Universal (que es lo que significa USB) tiene la característica de que aparte de transmitir datos puede alimentar los dispositivos a los que se conecta (dentro de unos límites claro) y que para dispositivos portátiles podría muy útil. Es más, muchísimos dispositivos ya se cargaban mediante un puerto Mini USB (el del centro) Por ejemplo, los lectores de ebooks de SONY, varios reproductores de MP3, receptores de GPS, .... parecía que los tiros iban por allí. Además, muchos dispositivos traen adaptadores de USB normal a Mini USB, con lo que tampoco había escasez de cables. En ese momento, va la industria y dice que el estándar va a ser ... el Micro USB. Nuevo formato, los cables no sirven, etc.

Claro que para acabar de arreglar todo esto, hay alguien que dice que no se suma al formato micro USB ¿quien va a ser? Steve Jobs. Apple haciendo la guerra por su cuenta, por varias (aunque lo cierto es que no le va mal del todo)

Cargador y conector del iPad. Fuente: propia.

Aunque uno podría pensar: si el cargador del iPad tiene una conexión USB, llevando sólo los cables necesarios (USB-Mini USB y USB-Micro-USB) pues ¡ya tengo el problema resuelto! ¡sólo necesito uno! Pues craso error amig@ mí@ te creías que ibas a ir de rositas, pues va a ser que no. Cada uno de los dispositivos, aunque use un USB y tenga un voltaje similar, tiene un amperaje diferente ya que precisan una potencia específica para cargase (a groso modo, Potencia = Intensidad * Voltaje) Cada uno suele dar unos 5 -5.2 V de salida, pero cambia el amperaje. Por ejemplo:

- Tengo dos cargadores Micro USB: el de del N97 y el de un manos libres Bluetooth. El del manos libres no carga al Nokia, pero si al revés (es de 1200 mA)
- El cargador del iPad no carga al SONY Reader ni al N97, pero si al manos libres a pesar de que su salida es de 2.100 mA.
- El cargador del Nokia solo tiene salida Micro USB, con lo que no puedo cargar ni el iPad ni el SONY Reader.
- El cargador del SONY Reader (2.000 mA) no tiene conector USB, sino un conector macho de toda la vida, no vale para ninguno. 

Al final, por cada dispositivo nos vemos obligados a cargas con su cargador correspondiente, junto con su juego de cables con el consiguiente riesgo de pérdida (yo he perdido el adaptador del coche) A ver si esto llega a oídos de algún directivo de la industria y pone un poco de orden. 

1 comentario:

Alberto Fernandez-Soto dijo...

Jesus... hace bastantes anyos el ingles Douglas Adams (autor de la Guia del Autoestopista Galactico, si eres medio friki lo conoceras) escribio un articulo dedicado a esto, pidiendo que se usara como estandar para siempre jamas el de los encendedores de coche, y de hecho sugeria que en todas las casas, al lado del enchufe de 220V hubiera uno tipo encendedor de coche de 12V, para enchufar cargadores, ordenadores, etc, sin necesidad de usar transformadores para cada cosa... con eso te cargarias la mitad del problema (un extremo del cable). Para el otro extremo, por supuesto, aun habria que aclarar el tema de las clavijas. pero piensa que de aquella lo peor era el cajon negro ese que hacia de transformador en casi todos los aparatos!

(Esta recogido en "The Salmon of Doubt", un lubro que hicieron con todos sus escritos luego de que el hombre se muriera por sorpresa...)