domingo, 18 de julio de 2010

¡lo confieso! ¡he pecado! (iPad y ebook)

Lo confieso! ¡no he podido resistir la tentación! ¡el maligno me ha tentado y no he sabido ser fuerte! ¡me he comprado un iPad!

Este vergonzante acto ha sido consecuencia de mi reciente viaje a EEUU en el que me habían encargado traer un iPad. Dado que fue imposible comprar uno en una tienda física, al final lo he encargado a la tienda de Apple España (en una tienda de EEUU me recomendaron que lo comprara en la tienda online de Apple, iba a costar lo mismo y era más fácil de encontrar) Al final, como la diferencia de precio con España no es tan grande y viene con la garantía española y el transformador de España y en la tienda de EEUU se demoraba, lo he comprado en España.

Pues como penitencia y para salvación de mi alma, me he impuesto el currarme un análisis del susodicho artefacto del maligno. Los cuatro escasos lectores de este blog (tres amigos y alguien más al que no tengo el gusto de conocer) sabrán que ya he dado la brasa en repetidas veces con el tema de los ebook readers y algo con el iPad. Dado que acabo de recibir el mío y dispongo de un lector SONY PRS-600 pues entiendo que lo menos es hacer un mini comparativa de ambos en el aspecto de los libros junto con un mini resumen del iPad. Antes de nada, pido perdón por la calidad de las fotos, han sido sacadas con el móvil.

Para comenzar el análisis hay que comentar que el iPad se le clasifica habitualmente como Tablet PC y creo que tengo que discrepar en esto. Llevo varios años relacionado con tablets en el trabajo y el iPad no es lo mismo. El tablet es un ordenador completo con una pantalla táctil y con todas sus características (multitarea, multiusuario, ...) y el iPad no es eso. aunque técnicamente cumple los requisitos para ser un ordenador, su SO no es el un ordenador moderno. Es un sistema operativo pensado en la comodidad del usuario antes que en la potencia de las aplicaciones y con una serie de limitaciones destinadas a no perjudicar la relación con el usuario. No sé si algún lector ha trabajado en un entorno mainframe de IBM. Estos ordenadores presumen de utilizar sus recursos al 100 % y no caerse prácticamente nunca ¿cómo lo hace? Pues a base de limitar a las aplicaciones que corren. Por ejemplo, una operación no puede demorarse más de 2 segundos, no se puede usar SQL dinámico, ... todas las cosas que hacen potentes a los programas a costa del SO. Pues en el iPad ocurre lo mismo, pero en lugar de pensar en el sistema piensan en el usuario. Si la batería tiene que durar, quitamos la multitarea. Los menús y transacciones tienen que ser suaves y agradables, aunque sea perjudicando al resto de las aplicaciones, hay que ahorrar energía, con lo que no metemos interfaces, etc. El iPad no el algo para almacenar información sino mas bien que es algo dónde sincronizar información (via iTunes)  para utilizarla en otro momento (fotos, vídeos, documentación, ...) De hecho, por defecto el iTunes sincroniza con el ordenador y borra la información que se halla eliminado en el ordenador. No es una buena idea usar el directorio de iTunes para almacenar los originales de la información, es mejor operar con una copia en ellos.

El iPad es un "chisme" que hace pocas cosas (relativamente) pero la que hace, las hace muy bien. Se navega muy bien, se lee el correo con comodidad, se ven videos en youtube, ... pero sólo una cosa a la vez (en el PC por ejemplo, a la hora que hago esto, tengo abierto el navegador, un editor de imágenes, el correo .... y en el trabajo, aún peor) Es una cosa muy cómoda. La tengo en el cajón de la mesilla de noche, lo enciendo en 2 segundos y ya puedo ver el correo, navegar, ver videos, etc ... pero sólo una cosa a la vez. Sólo hay algo que tiene multitarea: la reproducción de audio, pero claro, teniendo otros dispositivos no voy a sacrificar parte de mis valioso 16 Gb en almacenar audio.

A la hora de utilizarlo, tiene una amplia pantalla LED de 9,7" con una resolución de 1024x768, que a priori puede parecer escasa para los estándares actuales, pero si lo comparo con el monitor donde escribo esto (un LG de 23" 1920x1080) tiene mejor resolución por pulgada. Los videos se ver muy bien y se pueden reproducir incluso a 720p. A la hora de comprararlo con el lector de SONY, la cosa se ve clara. El iPad domina por tamaño, pero no tanto en resolución. Los 800x600 en las 6" del SONY dan una resolución de 160 dpi (aprox) por los 130 del Apple, aunque hay que decir que el iPad se ve muy bien.

iPad vs SONY PRS-600. Fuente: Propia

En cuestión de reflejos, ambos los tienen, pero es relativamente fácil evitarlo. El SONY se ve perfectamente en exteriores, incluso al sol y el fuerte del iPad son las zonas oscuras y sin luz directa. En el caso del SONY, es ideal para llevarlo a una terraza para leer mientras disfrutas de una cerveza, el iPad puede usarlo en la cama sin molestar a tu pareja (el SONY precisa luz externa) La selección de lo que vas a leer es mucho más atractivo en el Apple y no solo por el aspecto, el procesador más potente y sobretodo, una pantalla más rápida deja claro quien es el ganador.

Selección de libros en la bilioteca. Fuente: propia.

A la hora de leer, aunque el aspecto del iPad es mucho mejor (sobre todo si se le da al papel la opción sepia del iBook), en realidad y a pesar de lo que muestre la foto, el lector de SONY es mucho mejor.

El mismo libro y página en ambos dispositivos. Fuente: propia.

La razón es simple: la pantalla activa del iPad no puede competir con la de tinta electrónica del e-reader. al final, la retroiluminación pasa factura y los ojos se resienten. La mayor resolución del SONY y sobre todo, la tinta electrónica compensan con creces la preciosa pantalla del Apple. Aparte de eso, la batería del iPad dura unas 8 horas (que no está nada mal) pero la del SONY dura varios días.

Hay otros dos aspectos que no se aprecian en la fotografía a la hora de la lectura: el tamaño y el peso. El Apple en grande, mucho en comparación con el SONY y eso, a la hora de cogerlo, se nota. El Apple no es que tenga mal agarre, pero el SONY se puede sujetar con una mano sin problemas. El peso es otro aspecto importante. Es SONY pesa unos 290 g y el Apple 700 g. Aunque por un momento no parezca significativo, a la hora de la verdad, tanto tiempo sujetando algo en una postura, pasa factura a los músculos de la muñeca.

No obstante, hay un punto dónde el modelo de Apple barre al de SONY: la lectura de comics. Se leen francamente bien. El iPad mueve los PDF y los cbr con una soltura más que encomiable.

Leyendo un cómic (snapshot desde el iPad) Fuente: propia

Como añadido, hay que decir que el SONY admite tarjetas SD y memory stick y el Apple ... no admite nada. Hay un añadido llamado Camera Connection Kit que todavía no me ha llegado y que permitiría la conexión de tarjetas pero la conexión del iPad, actualmente, es casi 100% inalámbrica (WiFi, Bluettoth, 3G) aparte del cable que sirve para conectarse al iTunes. Como punto positivo hay que comentar que he comporbado con gran alborozo por mi parte de que ambos admiten el Calibre pudiendo añadir ebooks en formato epub y PDF (al menos, lo que he probado)

Creo que hay un punto a añadir de suma importancia relacionado con lo que "trae" la caja. Ambos fabricantes han optado por el minimalismo o, lo que es lo mismo, si te puedo dar menos cosas, mejor que mejor. Dentro de la caja de cada uno encontramos:

SONY PRS-600
  • Lector SONY PRS-600
  • Cable USB
  • Funda de un material similar al fieltro/espuma.
iPad
  • iPad
  • Cable USB
  • Transformador 10 W (que se conecta al cable USB)
Ninguno de los dos trae manual en papel o CD/DVD. El SONY al conectarlo crea un disco USB en el que está el SW y en el caso de Apple, hay que ir a la página.

Para el caso del SONY yo tengo a mayores una funda rígida de polipiel que protege al mismo (29 $) y un cargador que he comprado a mayores (otros 29 $) Con el kit de serie hay que cargarlo a partir del puerto USB del ordenador. Para Apple, no hay funda, ni teclado ni nada. Sólo el cable USB (que no parece muy sólido) y un mini adaptador de corriente. Todo lo demás, de pago (y al menos, hace falta una funda para el iPad)

Adaptador de corriente y cable USB del iPad. Fuente: propia.



Como resumen del análisis y a la hora de leer, el SONY es superior al Apple gracias a su pantalla de tinta electrónica, duración de la batería y el peso, aparte de que es mucho más sencillo de llevar en el bolsillo pensando por ejemplo en los usuarios que leen en el metro o en el tren.. Los interfaces del Apple son muy superiores a los del SONY y la versatilidad del iPad es mucho mayor que la del SONY. El iPad puede sustituir a un ordenador para aquellos usuarios que principalmente reciban información en lugar de generarla o quieren ver una película en un medio de transporte. No tiene ninguna gracia como reproductor de música (los hay mucho más versátiles y cómodos, empezando por el iPod Touch) El SONY, como lector de libros es sencillamente mejor excepto en el apartado de comics, dónde el iPad arrasa.

Lo cierto es que son dos productos distintos, pensados cada cual para cada cosa. Si quieres un lector de libros electrónicos el iPad, aunque puede hacerlo bastante bien, no es la mejor opción, pero como equipo para leer el periódico, ver vídeos, mostrar fotos, navegar por la red, etc es una opción muy interesante.

No hay comentarios: