lunes, 16 de agosto de 2010

Castillo de la Mota (Medina del Campo)

Anteriormente he dedicado una entrada al Castillo de Coca, en la provincia de Segovia. No tengo pensado hacer una serie dedicada a los castillos, pero como relativamente cerca de mi casa está el Castillo de la Mota, pues me he acercado a tirarle unas fotos. Seguramente encontrarás miles de fotos del castillo, muy similares a las que ilustran este artículo y en muchos casos, mucho mejores pero estas las he hecho yo y por eso ilustro con ellas esta entrada del blog.

Castillo de la Mota
Esta fortaleza se remonta al menos al s XI, con la repoblación de Castilla y, diferencia de la fortaleza segoviana, ésta si tiene una larga historia de conflictos incluyendo la guerra de Isabel la Católica contra su hermano Enrique o la Guerra de las Comunidades (aunque en este caso, no llegó a librar batalla)

El castillo que se ve en la actualidad es un castillo muy moderno para su época, al igual que el de Coca, pensando en la artillería. Por ello, sus muros exteriores (barbacana) son bajos respecto al terreno circundante, ofreciendo poco blanco a la artillería.
Muralla exterior
Una muralla tan baja sería fácilmente asaltable, con lo que los muros exteriores se protegen con grandes fosos. Con esto se consiguen dos cosas: dificultar el asalto e impedir que la artillería bata la base de los muros. Además, su grosor les hace bastante difíciles de minar.
Foso
Si nos fijamos en la base de los cubos podemos ver una serie de troneras que van a lo largo del foso. Su intención no es ni más de ni menos que el barrer con fuego de metralla los fosos y cualquier posible asalto a los muros. Hay que reconocer que los ingenieros del s XV sabían lo que se tenían entre manos.

Cañonera del castillo
Desde cañoneras como estas se podían disparar todo tipo de piezas de la época (que nadie espera meter un cañón de 24 libras de la batalla de Trafalgar aquí) Las cañoneras no estaban solo en los alto de los muros, sino que una serie de pasajes en los muros permitían el acceso a una serie de puntos desde los que disparar a los posibles asaltantes.

Pasaje a las cañoneras de los muros
Por contra de lo que podría parecer, este castillo de ladrillos resulta ser bastante resistente a los disparos de la artillería, como atestiguan los múltiples impactos recibidos en la torre del homenaje, más que los de piedra, como puede apreciarse en la siguiente fotografía.

Múltiples impactos en la torre del homenaje.
Al igual que el castillo de Coca, el de la Mota ha llegado hasta nuestros días gracias a que el valor del ladrillo era muy escaso en la época. Dentro del propio castillo hay una serie de fotografías del mismo a lo largo de 150 años en los que el pobre castillo, en lugar de la hermosa fortaleza que vemos hoy en día, mas bien, da pena. Comenzamos la foto hecha en 1854.

Castillo de la Mota. 1864
En esta época el castillo está completamente abandonado. Se puede apreciar que los que lo dejaron se aseguraron de eliminar completamente su valor militar. Las torres, los muros y los baluartes están completamente desmochados intencionadamente. En el siguiente grabado, de la misma época se aprecia el estado del baluarte de las puertas y el estado ruinoso del puente levadizo.
Castillo de la Mota. 1860

En 1904 es declarado de interés nacional y, a tenor de la siguiente foto de 1916, se abordan trabajos de reconstrucción. En este caso, vemos claramente como las almenas de la barbacana exterior es completamente distinta del resto del muro.

Castillo de la Mota. 1916
Desde el interior, es posible apreciar a simple vista la diferencia entre los muros originales y la reconstrucción de 1916. Se aprecia claramente que se han reconstruido las almenas de la barbacana y la torre del homenaje ya que la legislación en España obliga a que se distinga entre elementos originales y reconstruidos.

Elementos originales (abajo) y restaurados (arriba)
Por suerte, los trabajos de reconstrucción siguen hoy en día para poder disfrutar de este castillo.

2 comentarios:

rodriguezjj dijo...

Es curioso, ayer viendo un documental de Canal Historia, hacían referencia a que el Castillo de la Mota fue utilizado por la Sección Femenina de Falange como centro de adiestramiento. Imagino que, además de practicar bonitos bailes regionales, se daban buenas dosis de adoctrinamiento.

Undry dijo...

No solo eso, varios de los castillos de la región fueron prisiones tras la GCE para presos políticos (el de Coca y el de Cuéllar por lo menos)