miércoles, 8 de septiembre de 2010

Tigretostón

Hoy es festivo en Valladolid. Lo habitual es que se pongan una serie de caseta regionales al lado del estadio de fútbol dónde se ponen cosas típicas de cada comunidad o provincia (bebercio y comercio, obviamente) También en la ciudad se ha puesto de moda hace algunos años poner unas casetas al lado de los típicos establecimientos dónde se vende lo que se llama pincho de feria + bebida por un precio que este año es dos euros y medio. Se pone hasta los topes de gente y esto debe ser porque les gusta .... pues a mi no.

Para los que no conozcan Valladolid les diré que tiene una interesante oferta gastronómica en el aspecto del pinchoteo (en otros también, pero hoy no va de eso) No es como León o Salamanca dónde a base de ir a tomar cortos puede llegar a casa cenado y mucho menos como Granada o Almería. El pinchoteo de Valladolid es un pinchoteo muy cuidado, nada más entrar en un bar puedes ver la barra cubierta de diversos pinchos/tapas/raciones que hace que se te haga la boca agua y que además, en general, están bastante buenos dependiendo del gusto de cada cual. Es complicado que no haya alguno que te guste. Ese esmero en las tapas tiene un precio y precisamente no es barato (un estilo Donosti, vamos) Una pareja que se tome un par de vinos con un par de pinchos cada uno puede dejarse los doce euros con la mayor de las alegrías y durante todo el año así es. Te puedes meter en uno de los bares de pinchos y tomarte algo que es servido con cuidado, en su bandejita y tu vino o cerveza en su copa o vasito de caña, como mandan los cánones (otra cosa es la amabilidad del servicio, pero tampoco es tema ahora) Y eso es así 51 semanas al año, excepto en Ferias. 

A mi no me gustan las Ferias de Valladolid por una razón muy simple: me ofrecen lo mismo, peor servido y más caro. Por ejemplo, hay un bar cerca del Ayuntamiento que ponen unas tostas de pan con jamón ibérico impresionantes. Te las pasan por la plancha de modo que se derrite un poco la grasa y .... vamos, una de dos, o engordan o son pecado. En Ferias te ponen lo mismo, frío, más caro ... e intenta comértelo en medio de la calle entre los empujones de la gente, porque el sitio está vedado al público esos días (ponen una caseta en la puerta) con tu caña en vaso de plástico. Pues para eso, me quedo en casa.

Tigretostón. Fuente: propia
Por suerte, no es todo así, como fue gratamente sorprendido el otro día cuando paré en la caseta de Los Zagales (no me pagan nada, pero se acepta cualquier tipo de donación/invitación/descuento) y vi Tigretostón + bebida 2,50 €. Al ver lo del Tigretostón lo primero que pensé es que era una variante de los tigres (mejillones con bechamel) cosa que precisamente no es santo de mi devoción. Ya la cosa empieza a sorprenderme cuando veo que el pincho es cuestión se vende por 1,75 € con lo que la caña sale por 0,75 € (casi más barato que el café de Zapatero) y mi sorpresa ya fue mayúscula cuando veo el susodicho (está en la foto) Una especie de pastelito estilo Tigretón que en realidad era pan negro, tostón, morcilla,cebolla roja confitada y crema de queso (no creo revelar ningún secreto, lo pone el papelillo que envuelve al pincho) y que aparte de elaborado y original, está muy bueno. No en vano Los Zagales han ganado varios premios en la categoría de pinchos y bocadillos, no solo en la cuidad de Valladolid. Un detalle de calidad que se agradece (insisto, no cobro nada de Los Zagales, pero si se empeñan en invitar ... no les iba a hacer el feo)

No hay comentarios: