domingo, 10 de julio de 2011

Mariposeando por Londres (Butterflying by London) Tomo I.

Pues con este título digno de From Lost to the River quisiera contar la reciente experiencia que he tenido por la capital de la Pérfida Albión conocida por Londres, London o eso que está a 60 kms de lo que según Ryanair es el aeropuerto de Londres (debe ser que no saben dónde está London City) Vale que London City es peqño, pero seguro que aterrizar allí es divertido de narices ...




Para viajar a esta ciudad hay una serie de cosas imprescindibles:
- Paraguas/impermeable o similar (si, en Julio también) 
- Calzado cómodo (hay que patearse algo similar al Camino de Santiago desde Roncesvalles, pero pasando por Cádiz)
Enchufe raro inglés y adaptador más raro aún. Fuente propia.
- Adaptador para enchufes ya que los enchufes ingleses son más raros que la Camilla Parker Bowles.

Lo primero nos llama la atención al llegar y coger el bus es que dices ¿por dónde va este loco? tranquilo, que es que van al revés. Claro que si estás acostumbrado a conducir de manera normal la primera glorieta que tomas por la izquierda no deja de dar un poco de impresión. Al cabo de un momento ya te olvidas. 

Semáforo con lamas
Al llevar a la ciudad llama la atención el tráfico ¡muchos coches no llevan conductor! ... tranquilo, que aquí conducen al revés, el conductor es el acompañante y el acompañante el conductor. Esto que parece una tontería es una cosa a tener en cuenta. Si acostumbras a cruzar la calle mirando a la cara al conductor para asegurarte de que te ha visto a lo mejor estás mirando a la persona equivocada. Lo mismo pasa al cruzar las calles. Aquí miramos primero a la izquierda y luego, en mitad de la calle, a la derecha y eso no vale. Los ingleses deben estar ya tan hartos de atropellas turistas despistados que han pintado en la mayoría de las calles a dónde debes mirar (aparte de en inglés hay una flecha) Frente a Tower Bridge deben estar hartos de atropellar franceses porque aparte de en inglés lo ponen en francés (que no solo somos los españoles los que aprendemos mal el idioma inglés) En el centro los semáforos de los coches tiene una particularidad. La luz amarilla (aquí se enciende el amarillo antes de pasar a verde también) y la verde están cubiertas por unas lamas que sólo permiten ver el la luz cuando estás muy cerca. Es una forma de evitar que la gente acelere desde lejos en función del color de la luz. 

Al menos en el centro la mayor parte de calles disponen de semáforos para cruzar pero el peatón típico londinense los respeta tanto como lo hacen una buena parte de los conductores madrileños con los semáforos del tráfico lo que quiere decir que cruza por donde quieras, pero acuérdate que hay que mirar al sentido contrario (o no tengas tanta prisa, que estás de vacaciones)

Otra cosa muy interesante de Londres son sus pubs. Aparte de poder entrar a darle al alpiste (que también, sobre todo desde que han descubierto que la cerveza puede estar fresquita) es posible comer (hasta las 10 de la noche por lo general) y no dicen eso tan español de "La cocina está cerrada" con lo que puedes comer a la hora que te salga de las narices. La cosa te sale por unas 10-15 libras dependiendo de lo que bebas (eso es con una pinta de cerveza) Las raciones son mucho más grande de lo que suelen ser por España. Aparte de los pubs tienes multitud de restaurantes italianos, indios, chinos, japoneses .. .con lo que el que te diga que pasó hambre el Londres es que es tonto. La única comida inglesa que he visto es el English Breakfast que para mi gusto es un poco pesado (me pasa algo así como con el cocido maragato. Si no tienes hambre de una semana atrasada ... como que es mucho de comer) La principal diferencia es que son de llevarse la comida y comerla por la calle (la comida principal es la cena) con lo que en muchos sitios pides la comida, pagas, te la llevas y te buscas la vida para comerla. Suelen tener mesas atrás, pero no te esperes que venga en camarero a preguntar que quieres.

Y tu llorando por dejar tu Skoda en la calle.Fuente: propia
Dentro de Londres hay un montón de cosillas interesantes que ver. Lo primero (en el centro) son los edificios. En su mayor parte son de época victoriana, el Imperio del Chalet Adosado porque eso son la mayor parte de las viviendas de Londres: casas individuales adosadas unas a otras. Bajo el nivel de la calle hay un nivel que debía ser dónde se alojaba el servicio y las cocinas y por encima, otros tres niveles. Esas casas hoy, o pertenecen a gente con mucho dinero o se ha dividido en hasta 12 viviendas (a tenor de los porteros automáticos que he visto) o se han convertido en hoteles (para verlo sólo hay que darse una una vuelta por Sussex Gardens) Lo curioso es que en la calle puede encontrar aparcados coches interesantes, de los buenos. Pero cuando digo buenos no me refiero a un BMW serie 3 o similar sino a Astor Martin, Ferrari, Mercedes de los caros de verdad, Lamborghini ... claro que cuando se construyeron las casas en el siglo XVIII y XIX no había que meter el coche en el garaje.

(continuará ...)

No hay comentarios: