jueves, 21 de julio de 2011

Más curiosidades del Universo.

Hay algún tiempo escribí una cosilla en el blog sobre chorradillas astronómicas centradas en el Sistema Solar. Dado que del Universo poco a poco se conocen más y más cosas quisiera contar un poco como han ido evolucionando los conocimientos astronómicos. 

Lo que vio Galileo (sin letreros, claro) Fuente: propia
Lo primero que vio el hombre al mirar hacia arriba por la noche (si no estaba nublado, claro) fue la Luna. Tras la Luna veía miles de puntos brillantes que no se movían .... excepto 5 que hacían cosas raras. A esas estrellas se las llamó las errantes que el idioma ese que hablaban los antiguos griegos se escribía πλανήτης o lo que viene a ser lo mismo planetas. Aunque hubo gente que pensaba que la Tierra giraba alrededor del Sol ya por aquella época, hubo que esperar unos cuantos siglos (unos veinte, más o menos) un día un señor de Pisa con tanta mala leche como inteligencia se le ocurre robar la patente a unos holandeses de una cosa con un tubo y un par de lentes y tras construir uno, lo enfoca y descubre cuatro punto de luz alrededor de uno de los errantes llamado Júpiter. El modelo geocéntrico y su complicada explicación a los movimientos de los planetas se cayó dado que ahora era posible observarlo por parte de los astrónomos.

Una vez descubiertos los planetas, los astrónomos se dedicaron a observarlos, calcular sus órbitas, crear tablas, ... y resulta que la cosa no encajaba. En especial las lunas de Júpiter iban mostrando unos curiosos retrasos, de hasta 20 minutos a lo largo de los años. La cosa no se explicaba nada bien.hasta que un señor dijo que esto iba a ser que la luz tenía una velocidad máxima ... y resulto que así era.

Estos estudios se hacían desde la Tierra observando los satélites. Claro que sólo veíamos los gordos, con en el caso de Júpiter o Saturno. Con el tiempo los cuatro satélites jovianos se han convertido en más de 60 ... y siguen apareciendo. Y Saturno no le anda a la zaga. Por cierto, si los satélites de Júpiter son interesantes los de Saturno lo son más aún. Y nosotros pensando que había unas pocas lunas ...

También un señor con una inteligencia muy por delante de sus coetáneos consiguió calcular el funcionamiento de los cuerpos. Su nombre, Sir Isaac Newton otro a quien debemos que el mundo sea lo que hoy en día. Las Leyes de Newton funcionan muy bien ... casi siempre. En el propio Sistema Solar había un cuerpo un poco díscolo con las Leyes de Newton: el planeta Mercurio que no encajaba. Se llegó a plantear la existencia de un planeta interior a Mercurio, el planeta Vulcano (en la época no se decía si sus habitantes tenían las orejas de punta) cuya gravedad explicara el extraño comportamiento de Mercurio. Tuvo que llegar un señor con bigote a explicar que lo que producía ese extraño efecto no era un planteta, sino la propia gravedad del Sol alterando el espacio-tiempo ¡toma ya! Si hoy el concepto de espacio-tiempo cuesta de entender, no te digo yo a principios del s.XX. Su nombre, Albert Einstein. Por muy extraño que suene el concepto de espacio-tiempo, hay cientos de pruebas de sus efectos (empezando por la sincronización de los satélites y siguiendo por las lentes gravitatorias)

En su día y con los telescopios que había en la Tierra se pensaban que los planetas eran esferas perfectas. Claro que hoy hemos enviado naves a unos pocos y sabemos que de perfectos tienen pocos. Volcanes de 27.000 metros de alto o acantilados de 10 kms de alto o lagos de metano son solo algunas de las cosas curiosas que tenemos en el Sistema Solar. Multipliquemos por unos cuantos miles de millones de estrellas (solo en la Vía Láctea) y dejemos volar la imaginación. Pero también disculpemos a la gente del s.XIX y anteriores por lo medios que tenía. De hecho, en el s.XIX-XX, un astrónomo americano creyó ver indicios de vida en Marte al observar sus canales. Hoy en día sabemos que son de origen natural.

Nuestro gemelo en el sistema solar, Venus, también pasó por una época en que se pensaba que era un vergel. Tanta nube que se observaba solo podía indicar que había una exuberancia similar la Tierra en el pasado ... hasta que llegó la Venera y dijo que las condiciones de Venus iban a ser un poco ... extremas. Es el planeta más caliente del Sistema Solar, más quie Mercurio y con una presión atmosférica equivalente a unos 900 metros ... bajo el mar. Por cierto, hablando de Mercurio, durante mucho tiempo se pensó que siempre daba la misma cara al Sol, como la Luna con la Tierra, pero resultó que tampoco es así. Mercurio tiene un movimiento de rotación distinto del de traslación.

Pero salgamos un poco del Sistema Solar. Hasta hace relativamente poco tiempo se pensaba que el Sistema Solar era más o menos estándar pero resulta que por lo que estamos encontrando en los planetas exteriores, parece que somos más bien una excepción que la norma. Lo que estamos encontrando principalmente son planetas estilo Júpiter, pero con la particularidad de que hay muchos a la misma distancia de sus estrellas de lo que están la Tierra, Venus o Mercurio. Algunos de estos gigantes orbitan alrededor de su estrella cada poco días con lo que parece que no puede haber planetas rocosos como la Tierra en un área interesante (para nosotros, claro) Esto también ha hecho que los astrónomos se replanteen muchas cosas. Aunque hay una cosa que tenemos que tener en cuenta. Estamos en pañales en la búsqueda de exoplanetas. Aunque tenemos más de 500, apenas hay alguno localizado en la zona habitable, como Gliese 581 g y la mayor parte de planetas detectados aparentemente están solos (o eso hemos visto, lo que no quiere decir que no vengan en compañía)

Hemos dicho que tenemos algo más de 500 exoplanetas (o mejor dicho candidatos) localizados. Pues la cosa no es exactamente así. Dejando el telescopio espacial Kepler observando un tiempo una región muy pequeña del espacio han aparecido nada más y nada que una lista de más de 1.200 posibles candidatos a exoplanetas de todo tipo (incluidas varias supertierras)

Ya puestos a hablar de exoplanetas, muchos recordarán la puesta del doble sol de Tatooine en Star Wars. Se pensaba que no era posible tener planetas en torno a los sistemas binarios porque la gravedad los destrozaría. Pues la cosa no debe ser tan drástica, porque ha aparecido un planeta en torno a un sistema ¡ternario!

Por encontrar, han encontrado un nuevo satélite en torno a Plutón.

Si es que el Universo es mucho más sorprendente de lo que parece y no te digo nada si lo miramos en infrarrojo o en microondas ... pero eso lo voy a dejar para otro día.

No hay comentarios: