domingo, 30 de octubre de 2011

Astronomía for dummies.

A lo mejor si sigues este blog resulta que te gusta la astronomía. Es muy bonito salir por la noche al balcón/terraza/jardín/campo por la noche y ver las estrellas y seguro que te puede acabar picando el gusanillo de querer ver "algo más" de lo que se ve a simple vista. Pues hoy voy a contarte como dar el primer paso.

Lo mejor para empezar a ver estrellas son unos prismáticos. Son simples, cómodos, baratos y curiosamente, se ve un montón de cosas con ellos a poco que tengas un pulso razonable. Encima se localizan las cosas con facilidad. Si te vas a cualquier foro de astronomía te los van a recomendar y sólo necesitas tiempo y paciencia. Lo poco que he probado me han demostrado que merecen la pena, así que sugiero empieces por ahí.

Claro que como seas un celtíbero ya entrado en años (más cerca de los 40) vas a pensar ¿cómo voy a estar yo sólo con unos prismáticos? y claro, te vas al telescopio. Dependiendo de lo que te puedas gastar te vas a meter en chismes más o menos sofisticados y como por supuesto, no tienes ni idea, el primer día que te pones, no ves nada (tranqui, ni eres el primero, ni vas a ser el último) No te preocupes. La cosa tiene remedio y por lo menos, vas a sacarle algo de rendimiento al equipo o por lo menos, vas a poder ver algo.

Júpiter y satélites galileos.
Una cosa que tienen los telescopios es que aumentan muchos las cosas, es decir, lo que se ve como un simple puntito a simple vista, a través del telescopio se ve como un puntito más gordo o, si es un planeta como júpiter, como cinco puntitos brillantes. Si hay suerte, vas a ver incluso los cinturones de nubes. Si enfocas a Júpiter, vas a ver algo como esto (sin letreros, claro) 

Pues vale, te vas a comprar un telescopio y no tienes ni puta idea de lo que vas a pillar. Pues te recomiendo escarmentar en cabeza ajena y mirar primero un buen soporte, muy estable. Los telescopios más malos tienen una buena capacidad de aumento, con lo que cualquier movimiento se nota una barbaridad. Y por movimiento me refiero a tropezar con el trípode (olvídate de lo que estés mirando) ajustar el foco, cambiar el ocular o simplemente, buscar ... ya saber. Si no quieres gastarte el doble, gástatelo antes. Como quieras meter una cámara, piensa en el peso de la misma (las reflex anda por medio kilo más o menos y eso hace que vibre de narices)

Telescopio de andar por casa.
Vamos a proceder con un telescopio refractor del montón, un 60/700 como el de la foto. El chisme en cuestión no está mal de óptica para empezar, pero el trípode es una auténtica caquita. Aluminio, muy ligero que tremida a la más mínima oportunidad. Como podrás observar, hay como dos telescopios, el principal y uno más pequeñito, conocido como buscador.

Detalle del buscador
¿Para qué sirve el buscador? Pues resulta que cuando buscamos estrellas lo solemos hacer de noche (habitualmente lo que lo hacen de día solo ven una y muy gorda llamada Sol) y claro, si de noche, todos los gatos son pardos, no te cuento las estrellas. En general, lo primero que ves (en el supuesto de que estuviera bien enfocado) es una cosa negra sin ninguna referencia. Si a eso le añadimos que el espejo que está antes del ocular invierte las imágenes y que al tener un campo tan reducido no vemos las constelaciones, va a resultar que no tenemos ni idea de dónde estamos apuntando. Para ello usamos el buscador, que nos da un campo de visión más amplio y es más sencillo de buscar ... pero claro ¿cómo sabemos que el buscador apunta al mismo sitio que el telescopio? Unos pocos grados de diferencia pueden hacer que no veamos ni la Luna (y mira que es gorda de narices)

Pues previamente, tenemos que ajusta el buscador y el telescopio. La cosa es relativamente sencilla. Para ello tenemos que buscar una referencia lo suficientemente lejana y fácil de distinguir (recordemos que no se ve mucho a lo largo o a lo ancho) En mi caso, apunto a las luces de posición del puente que hay en la segunda foto. Primero enfocamos el telescopio. 

Luces de posición del puente.
Una vez localizado el objetivo (la foto está tomada con el móvil, la orientación depende del ocular y del espejo) procedemos a ajustar el buscador al mismo punto. La estabilidad del soporte influye mucho, en mi caso es una labor delicada, en otros casos (soportes de mejor calidad) es una labor mucho más simple. Lo que vemos por el buscador es esto:
Vista por el buscador
Ahora ya podemos buscar lo que queremos ver y hacer un ajuste fino para ver las cosas. Con telescopios malos como este pueden salir cosas monas (vale, la Luna siempre es agradecida) 



La astrofotografía es un mundo aparte y muy agradecido. Pero lo de ver la luna por un telescopio, aunque sea malo, es una cosa muy gratificante.

viernes, 21 de octubre de 2011

¿qué hora es? o el misterio de los neutrinos acelerados.

Hace algunos días (vale, estoy vago y escribo poco) escribía sobre el inquietante resultado del experimento OPERA en el que se habían registrado  velocidades de los neutrinos ligeramente superiores a las de la luz. La velocidad no era excesivamente superior, unos 6 Km/s en un rango de casi 300.000 pero claro, eso parecía hacerse tambalear la Teoría de la Relatividad de Einstein. Bueno, eso de tambalear ... es un poco excesivo. Lo que podría pasar es que abriría las puertas a un paso más allá. La Teoría de la Relatividad seguiría siendo válida en la mayor parte de los casos, al igual que las leyes de Newton siguen siendo de aplicación en muchos casos que no impliquen cosas raras como velocidades muy altas o grandes masas que tienen la mala costumbre de deformar el espacio-tiempo. La opinión generalizada de la comunidad científica (y la mía en particular, que ni pertenezco a dicha comunidad, ni soy físico sino un mero aficionado con ganas de contar cosas) se decantaba por un error de experimentación en alguna parte (la cuestión es que no se daba con él) pero siempre te quedaba el morbillo de pensar y si hay algo más allá de la velocidad de la luz ...

Pues parece que hay una explicación encontrada por un holandés y lo curioso es que la solución se basa en lo que parecía que desmontaba el experimento: La Teoría de la Relatividad.

Básicamente, los autores del experimento tienen que determinar con precisión la situación del origen y el destino de los neutrinos. Utilizando un GPS afirman que han determinado dicha posición con un margen de 20 cms (no está mal para 730 kms) Para determinar el momento de salida y llegada de los neutrinos utilizan los relojes atómicos de los GPS que tiene una precisión de unos 50 ns (un nanosegundo es una milmillonésima de segundo) y eran estos relojes los que usaban para sincronizar la prueba.

¿qué pasó? ¿fallaron los relojes? No, estos funcionaron bien y son suficientemente precisos para la mayor parte de los experimentos que se realicen ... salvo cuando usamos velocidad muy altas, prácticamente como la velocidad de la luz. Al medir algo tan rápido en una distancia tan pequeña (para esa velocidad) hay que tener en cuenta un sutil detalle que puede influir en la precisión y ese sutil detalle es que el reloj no está estático al lado del emisor o del receptor, sino que se encuentra a unos 20.000 kms de altura moviéndose a varios km/s ¿y que pasa cuando un cuerpo se mueve respecto a otro? pues que el tiempo es relativo y dentro del cuerpo más veloz el tiempo pasa más despacio que dentro del cuerpo estático (respecto a su referencia)  La velocidad del satélite respecto a la de la luz es despreciable pero existente. La deformación del espacio tiempo existe, pero es tan sutil que para la mayor parte de los experimentos se puede ignorar, pero no para este caso. La velocidad del satélite hace que el tiempo vaya más despacio, metiendo un error de unos 32 ns. Al tener dos puntos (origen y destino) los errores se suman y esos 64 ns se paracen mucho a los 60 ns de antelación que tenían los neutrinos (todas las medidas tienen un margen de error)

Al final, lo que parecía enmedar a Einstein no hace más que reafirmar su teoría.


sábado, 1 de octubre de 2011

Lo que podrían ganar nuestros políticos. Especial Dolores de Cospedal.

Dolores de Cospedal.
Hace poco había hecho un cálculo de lo que podría ser el sueldo de nuestros políticos en base a la declaración hecha en las Cortes. Recientemente he visto la declaración de Doña Maria Dolores de Cospedal  en las Cortes de Castilla La Mancha y no me ha dejado de sorprender. Como en el otro, sólo tengo información de su declaración de bienes, con lo que otras prebendas o similares, quedan fuera de la misma.

Lo interesante de la declaración de Castilla La Mancha que es el valor que utilizo para calcular los ingresos, es decir, la cuota líquida pagada al estado, en lugar de ser del último ejercicio se muestra la de los últimos cinco. Curiosamente, la cuota es la siguiente (puede verse la declaración aquí):

  • 2006: 30.898,50 €
  • 2007: 22.692,77 €
  • 2008: 39.529,94 €
  • 2009: 82.354,73 €
  • 2010: no aparece.
¿y con qué se corresponden estas cifras de cuota líquida? Pues nada menos que con lo siguiente:
  • 2006: entre 90.000 y 95.000 €
  • 2007: poco más de 70.000 €. Una baja considerable. Parece coincidir con la salida de la Comunidad de Madrid.
  • 2008: algo más de 110.000 €.  Más de un 50% más de ingresos.
  • 2009: más de 205.000 € de ingresos (en la línea de José Bono o Mariano Rajoy)
Curiosa evolución de ingresos de alguien que sólo parece percibir (varios) ingresos de sueldos públicos a tenor de su declaración. Aunque no olvidemos que un gran pellizco se lo paga el Partido Popular (que también sale de nuestro bolsillo)