miércoles, 16 de noviembre de 2011

¿Muestra Pérez Reverte el camino a seguir por los libros electrónicos?

Hace ya algunos años Arturo Pérez Reverte lanzó uno de los libros de la serie Alatriste, El Oro del Rey, en formato electrónico a un precio muy módico (500 pesetas si no mal recuerdo) Por supuesto, se lo pirateó mucha gente pero como decía el autor "Ya sé que me van a piratear, lo que quiero es que me lean" Hoy en día, parece ser que vuelve a hacer algo que puede marcar la tendencia: poner el libro electrónico a un precio razonable.

De aquella no existían los lectores de libros electrónicos. Yo como mucha gente, leí primero el PDF y luego me compré el libro ya que no iba dejar un "hueco" en mi colección de Alatristes. Pues el otro día veo que Reverte ha lanzado un nuevo libro y por no perder la costumbre, me apetecía seguir con las aventuras de Diego e Iñigo y me preguntaba ¿habrá versión electrónica a un precio asequible? Ya en el pasado he escrito al respecto y el panorama no pintaba nada bien. Las continuas quejas de la industria sobre la piratería me dan peor espina, pero mira que se lo han advertido por activa y por pasiva, como si el ejemplo de la industria discográfica no fuera suficiente pero mira, se me encendió una lucecita y con la llegada de Kindle a España y con la experiencia previa de Reverte me dije ¿y si ....? y me dirigí raudo a Amazon España donde el libro no estaba en formato electrónico. Al ir a ver a La Casa del Libro si estaba, pero a un precio de casi 11.99 €. Un pelín caro para ser un libro electrónico pero siempre quedaba un sitio donde probar ... Amazon USA y allí estaba: edición española por ¡¡8,43 $!! o lo que es lo mismo, 6,28€. Aprovechando que el iPad tiene lector Kindle, compré el libro que en menos de un minuto estaba en mi lector (el libro en papel anda por los 19 € con lo que esto es un 30% del coste en papel)

La forma de vender libros electrónicos es esta: un precio razonable y un sistema de acceso sencillo, nada de DRM farragosos (vale, este tiene el de Kindle) que no hacen más que incordiar al lector.

Desconozco el porcentaje que se llevan los autores de los libros en papel y de los libros electrónicos, pero los gastos de estos últimos son muy inferiores a los de los libros en papel (y no me vengan con los gastos de digitalización que hoy en día no cuela) pero espero que el autor se lleva al menos tanto por esta versión que por la se puede comprar en papel.

Yo por el momento, voy a ver que hace Alatriste por el Adriático.