lunes, 27 de febrero de 2012

Formas de medir ¿curiosas?

Supongo que en general todos como consumidores de productos televisivos de origen anglosajón estaremos acostumbrados a medidas estilo yarda, braza, pies, libra, .... Acostumbrados como estamos al sistema métrico ese tipo de medidas nos chocan un poco pero .... ¿qué base tienen?

Lo cierto es que en España usamos el sistema métrico desde 1849 (como quien dice, el otro día) y nos parece de lo más sencillo multiplicar y dividir por 10 (y de hecho, lo es) pero hay otro sistema de medidas que todavía sigue en boga conocido como sistema imperial, usado en USA y Reino Unido (parcialmente) Lo curioso es que a pesar de tener los mismos nombres hay medias que en USA y UK son distintas como los galones.

Aunque nos pueda parecen natural contar con potencias de 10 (metros, kilómetros, centímetros, gramos, kilogramos, ....) no siempre ha sido así y todavía persisten en España formas arcaicas de medir las cosas ¿o es que alguien va a la tienda a comprar 5 o 10 huevos? no, los huevos se siguen comprando por docenas (o medias docenas) Hasta la llegada del Euro también teníamos otra forma peculiar de contar en alguno casos. Por ejemplo, 100 pesetas también eran conocidas como 20 duros y un duro eran 20 reales (esto yo no lo he conocido, pero si he oído contarlo) En francés ochenta se traduce como quatre-vingt (cuatro-veintes) y en ciertas zonas de España (perdón por no saber concretarlas) se usa mucho el veinte como base para contar. Si usamos el GPS y vemos las coordenadas están en base sexagesimal ... ¿de donde salen estas bases?

Pues la forma de contar de la humanidad se pierde en la noche de los tiempo ... concretamente desde que algún homínido le dio por marcar en un hueso lo que podían ser los días entre cada fase de la luna y usó como base lo que pudo. Posiblemente lo más fácil para contar es usar los dedos, pero ¡resulta que hay formas distintas de hacerlo y podemos codificar cosas distintas!

Lo primero que se nos ocurre es marcar con un dedo cada ocurrencia o lo que es lo mismo, con las manos podemos contar hasta 10. Si tras contar con los 10 dedos, recogemos un dedo por cada siguiente ocurrencia, ya podemos contar hasta 20 de una sola vez. Ya vamos avanzando. Pero claro, a medida que la humanidad progresa, hay que contar más allá. Cuando tenemos cuatro ovejas valen los dedos, pero si tenemos  mas ... pues podemos usar las falanges de los dedos de una mano con el pulgar de puntero. Cuatro dedos, tres falanges ... ya llegamos hasta 12 con una sola mano, cuando antes llegábamos a 10 con las dos. Otro avance. Luego, podemos usar la otra mano para lo mismo (llegamos a 24, no es mucho avance) o bien, marcamos fases de 12. Cinco dedos, por doce de la otra mano ... ya llegamos a contar hasta 60 sólo con las manos. Gran avance. Si en lugar de eso, usamos la otra mano de la misma manera, podemos llegar a contar doce docenas, o lo que es lo mismo, una gruesa que son 144 unidades (aunque es posible, ya es más complicado de usar)

Pues si empezamos a analizar el sistema de medida anglosajón encontramos docena y veintenas por un tubo. Vamos a ver algunos ejemplos.

Una libra actualmente son 100 peniques (fácil para un europeo civilizado, pero para un británico de la Pérfida Albión esta cambio tu todo un acontecimiento) pero antes una libra eran nada menos que 240 peniques ... ¿y de dónde viene esa cifra? Pues antes existía una moneda intermedia que era el chelín. Veinte chelines eran una libra y cada chelín eran ... pues doce meniques. Aquí nos encontramos con una curiosa (y liosa) manera de mezclar el sistema de docenas y de veintenas.

Cuando empezamos a usar las medias inglesas los europeos nos liamos cosa mala. Pues aunque no lo parezca tiene explicación. Empecemos con al pulgada (2,54 cm) si juntamos una docena de pulgadas tenemos un pie . Juntando tres pies tenemos una yarda (unos 90 cms) Si juntamos dos yardas o seis pies (media docena) tenemos una braza. 220 yardas hacen un furlong (aproximadamente un estadio griego)  y   ocho furlongs son una milla. Sencillito ¿no? Pues si te digo que un cable (se usa en navegación) son 100 yardas la acabo de liar ¿verdad? Y menos mal que ahora la pulgada está definida porque en la antigüedad cada región tenía su manera de medir. En España había diversos pies, aunque al final se impone el pie de Burgos. Como para encargar algo a  otra región esperando que encaje.

La excepción es la milla, que tiene su lógica: mil pasos dados con cada pie. aunque claro, la medida viene de los romanos. Y ya puestos a hablar de distancia tenemos la siempre tan manida legua ¿y qué es una legua? Pues aproximadamente lo que se camina en una hora a lo que el avispado lector podría pensar que no se anda lo mismo por una llanura (por ejemplo Castilla) que por una montaña (Pirineos) pues eso mismo pasa con las leguas: varían según la región aunque se pueden aceptar que están entre cuatro y seis kms (si decimos cinco tampoco pasa nada)

Claro que esto no era exclusivo del mundo anglosajón. Las varas de Burgos (por poner una) equivalían a tres pies que a su vez eran doce pulgadas (no necesariamente iguales a lo que ahora conocemos por pulgadas, aunque si similar) 

Como podemos ver, el uso de unidades en base 10 es una cosa relativamente reciente. Tradicionalmente no era raro agrupar en grupos de 3, 6, 12, 20 o cosas más raras basadas en octavos, cuartos, dieciseisavos ... dependiendo de para que se usaran (farmacia, joyería, ...) Vamos, que lo que nos parece normal, no lo ha sido hasta hace relativamente poco tiempo.

1 comentario:

Gelois dijo...

Muy interesante. Entraré con mas tiempo.
Saludos,
Una cubana