domingo, 16 de septiembre de 2012

Catapultas

Este verano me encontraba aburrido y empecé a tallar un par de ensamblajes de madera en un palito de sección cuadrada con una navaja. Con unos cuantos y un poco de cordel me acabó saliendo ésto, para asombro de los niños del pueblo.

Prototipo original. Podía lanzar una piedrecita a unos 4 metros.
Pues tras el primer experimento, pensé si se podría hacer un poco mejor. El primer paso es conseguir los materiales. Una vez en casa me dirigí al centro de bricolaje más cercano para adquirir el material: unos listones de 2400 mm de largo y de diversos tamaños (8x8, 16x8, ...) y unas varillas cilíndricas de 4 y 6 mm de diámetro. El coste total, no llegó a 10 € contando la cuerda y la cola.

Previamente, había buscado diversas imágenes de catapultas para ver un modelo en el que inspirarme. Al final, creo que lo que me salió es algo parecido a un onagro romano (un modelo primitivo de catapulta) El mecanismo es relativamente simple. Una cuerdas tensadas proporcionan el impulso adecuado para que el brazo lance el proyectil colocado en su extremo. El nombre de onagro proviene de unos asnos famosos por su mal genio y dar unas coces de impresión. El golpe del brazo contra el tope horizontal debía recordar a estos simpáticos animalitos.

Los primeros pasos son relativamente simples. Consisten en crear una estructura dónde se va a sujetar el arma, junto con el largero que detendrá el brazo lanzador. Yo he usado unas uniones rectas relativamente fáciles de cortar que se pueden ver aquí una vez presentadas, sin más sujección que su propio peso.

En los listones verticales practico unos rebajes dónde encajará el listón horizontal. Si fueramos preciosistas los sujetaríamos con pernos (de madera o metálicos) y cuerdas. Yo para este primer experimento, lo voy a hacer con cola. Añado encolados un par de riostras que ayudan a los maderos verticales a soportar el impacto del brazo lanzador. En este caso y dado el tamaño del artefacto, sólo hacen una función estética. Si a alguien se le ocurre hacerlo de mayor tamaño, deberá sujetarlos bien. El conjunto todo encolado va a quedar de la siguiente manera:

Ahora procederemos a ciertas partes un poco delicadas. Hay que tener paciencia, cuidado y sujetar muy el armazón para evitar que se mueva. Hay que proceder con el taladro para encajar los ejes de las ruedas, el mecanismo de armado y las cuerdas que producen la tensión. Si se tiene un taladro de velocidad variable es mucho mejor que uno que directamente entre a su máxima velocidad.

No es preciso un taladro muy potente, pero si el tener las cosas claras.

Taldrando ejes para las ruedas.
Las ruedas están hechas con cuatro piezas (lo siento, no hice fotos) son dos listones de 4 mm de grosor y de  24 de ancho pegados lateralmente, sobre otros dos girados 90º. Una vez seca la cola, se cortan en círculo y se perfora el centro. Lo cierto es que queda una rueda bastante resultona.

En la parte posterior pondremos el cabrestante que se usaría para tensar la catapulta. 

Cabrestante para armado.

Las cuerdas tensadas se pasan por dos orificios hechos para tal propósito. En modelos más elaborados se pueden apreciar un enganche metálico para tensar la cuerda. Yo me he decantado por una pieza de madera en cada lado y un tope deslizante para cuando se haya acabado de tensar. Hay que tener cuidado al tensar no sea que nos pasemos y nos carguemos todo el tinglado. Por dicha razón he añadido a mayores un listón horizontal en el medio del armazón, para evitar su colapso hacia el interior por exceso de torsión de la cuerda. El paso de la cuerda de un lado al otro es un poco rollo ya que tiende a liarse por lo que es mejor dejarlo un poco flojo y luego, apretar. 

Mecanismo de tensado (rústico)
Con un par de trozos de madera cortados de una silla y una serie de perforaciones simulo la parte del cabrestante dónde los usuarios de la catapulta introducirían una serie de barras para ir tensándola progresivamente. Aquí debería haber un engranaje metálico para evitar que se destensara, pero en este modelo no era necesario. Un mecanismo de disparo hecho con tres argollas completa el modelo.

Aquí se puede ver un detalle del mecanismo de disparo. Rústico, pero eficaz. También se ve el gancho dónde se ata el mecanismo de tensado. Otros modelos (mejor hecho) lo hacen todo en el mismo.

Y ahora la cuestión es ... esto ¿funcionaría? Pues va a ser que si.



Al final, no queda mal del todo.



No hay comentarios: