domingo, 23 de marzo de 2014

Destripando una workstation (años 90)

Desde hace mucho tiempo está de moda en las revistas especializadas en informática en analizar los sistemas que llegan al mercado lo que en ocasiones incluye el despiece de sus componentes. En esta entrada vamos a hacer lo mismo con una workstation de gama alta ... de hace 24 años.

El chisme en cuestión es este: un Hewlett Packard Apollo serie 400. Por paralelismo, sería el equivalente actual de un MacPro de unos 4.000 € solo que si pasamos esos 4.000 € a pesetas y nos vamos a 1990 ... igual nos quedamos cortos de presupuesto.

Apollo Serie 400.
 Esto funcionaba con HP-UX, un sistema UNIX de 32 bits en la época en que los OS de los sobremesa funcionaban en 16 bits. Este OS es cinco años previo al Windows 95, por poner un ejemplo. 

Lo primero que llama la atención es su panel trasero, por la gran cantidad y diversidad de puertos disponibles. Hoy en día lo normal es tener una serie de puertos USB, un puerto para teclado y otro para el ratón, la tarjeta de video, sonido y poco más. Todo muy ordenadito y estándar pero ¿cómo era hace 24 años? Pues tal que asín:


Empezando por arriba a la izquierda, tres puertos serie (posiblemente de hasta 19.200 baudios como mucho) Esto era muy importante y el número también dado que por ejemplo, los ratones se conectaban al puerto serie (y eran de bola) al igual que los módems. 

Luego viene un puerto de reset poco accesible (esto es UNIX, no se cuelga) y una palanquita para poner el ordenador en modo normal o mantenimiento. Personalmente, no la he usado nunca y creo que no hace nada.

A continuación viene un puerto de teclado un poco cabroncete. Un primer vistazo parecería un conector de teclado como los antiguos, una clavija DIN pero no ... eso sería muy fácil y no haría honor a las siglas HP. En la siguiente foto podemos ver cómo la clavija DIN tiene un pin adicional en el centro que hacer que el teclado no funcione.

Para finalizar la línea superior podemos ver una salida de audio stereo, un gran avance ya que recordemos buena parte de los ordenadores como mucho traían un zumbador (y sin control de volumen) No nos engañemos en esta época lo de oír música en el ordenador, como estoy haciendo a la vez que escribo se consideraba una frivolité.

En la segunda línea de conectores nos encontramos con un puerto SCSI (cosa que era carísima en su día, pero daba un gran ancho de banda para la época. El estándar SCSI y su evolución se sigue usando hoy en día en muchos protocolos de disco) seguido de un puerto paralelo para impresora (hoy ya en desuso) y la salida de video VGA, cosa que se agradece. Por aquellos tiempos muchos fabricantes optaban por sus propios conectores, a cada cual más ..... Luego venía la entrada de micro.

Para finalizar, un puerto aparentemente RJ-45 pero que no lo es dado que es un puerto para mantenimiento (una ILO) y dos conectores de red, ambos de 10 Mbits.

Si lo abrimos encontramos una unidad de almacenamiento pata negra para la época que hoy en día, con lo que se mueve por ahí, nos haría sonreír.


Este artilugio con apariencia de disco duro es nada más y nada menos que .... un disco duro. Pero esto no es un disco duro ATA  paralelo como lo que se estilaba. Se trata de un disco SCSI de 400 Mb (si, Mb) En ese disco ahora cabrían .... un episodio de Los Simpsons y poco más. Entre otras características destacables hay que reseñas su velocidad de rotación de 3.600 rpm (no, no es una errata ni un disco de bajo consumo ... eran así) sus cinco platos para datos y una velocidad de transferencia de entre 1,7 y 2,5 según la zona del disco Mbytes por segundo (por ahí andan las especificaciones del disco, sólo hay que buscarlas) Sólo este disco costaría en su época más del equivalente a 600 € pero en pesetas de 1990 (100.000 pesetas era un sueldo más que digno en su época)

Como dato anecdótico, el MTBF (tiempo medio entre fallos) de este disco andaba por las 150.000 horas según el manual o lo que es lo mismo unos 17 años. Este chisme estuvo en funcionamiento más o menos continuado (breves paradas de 1 día o menos) más de 20 años. Todavía podría funcionar.

Este ordenador viene equipado con cuatro módulos de memoria. El tamaño de los módulos (8 MBytes) parece indicar que este modelo recibió memoria canibalizada de otros equipos para mejorar su funcionamiento con el tiempo. Los normal es que este equipo viniera con 8 o como mucho, con 16 MBytes de memoria. Para los más jóvenes no estaría mal recordar que 1 GByte (la RAM de un smartphone de gama media) son 1024 Mbyte.

Para finalizar en la última foto podemos ver al cerebro de la bestia. Como se puede apreciar ya de aquella se precisaba refrigeración para la CPU pero mucho más simple que los modernos modelos de refrigeradores o sistemas de refrigeración líquida.


En este caso nos encontramos nada más y nada menos que con un Motorola 68040 uno de los procesadores más avanzados de su época (por aquella Intel acababa de lanzar los 80486)


No hay comentarios: