martes, 8 de septiembre de 2015

Radiaciones

Están últimamente los maguferos muy pesados con el tema este de las radiaciones confundiendo el tocino con la velocidad, asín siendo poco finos. Creo que Stan Lee ha hecho mucho daño con la araña radiactiva de Spiderman y ahora se ha puesto de moda el satanizar todo tipo de radiaciones, con un cacao mental bastante impresionante. Yo voy a intentar aclarar un poco la cosa esta de la radiación, siempre claro, dentro de mis posibilidades.

De acuerdo a la wikipedia la radiación es la transmisión de energía bien por medio de ondas electromagnéticas o de partículas subatómicas. Esto quiere decir que una ola (eso que nos salpica en el mar, en un lago o en cualquier cantidad de agua ligeramente superior a un charco) aunque transmite energía (y nos puede despachurrar, sino que le pregunten a los percebeiros) no es radiación.



Las partículas que transmiten radiaciones son:
  • Núcleos de Helio o lo que es lo mismo, radiación alfa. Proviene de la desintegración de elementos pesados como el uranio. Tienen mucha energía pero poco alcance. Las detiene la piel pero ojo con las zonas no protegidas por la piel (heridas o desde dentro del cuerpo) 
  • Electrones o radiación beta. Tienen menos energía que las anteriores y las detiene una simple hoja de papel aluminio.
  • Neutrones: son partículas son carga electromagnética. 
  • Fotones: radiaciones electromagnéticas. Dependiendo de su frecuencia llevan más o menos energía. Aquí metemos desde las ondas de radio (la que se oye con las orejas) los infrarrojos (tanto los del mando de la tele como la de la calefacción a la que nos arrimamos en invierno) la luz visible, los rayos X y los rayos gamma (los más energéticos)  Los campos magnéticos entran dentro de estas radiaciones (porque si no entraran, no se llamarían radiaciones electromagnéticas)
El tema ... las radiaciones son buenas, malas o todo lo contrario. Pues como diría el gallego ... pos depende ¿y de qué depende? Pues de varios factores:
  • Tipo de la radiación. Puede ser ionizante y no ionizante. Las ionizantes son capaces ionizar (cargar eléctricamente) las partículas en que impactan. Dependen de la energía que sean capaces de trasladar. Son la radiación Alfa, Beta, Gamma Estas radiaciones no suelen ser buenas para los seres vivos, pero no necesariamente tienen que ser perjudiciales, va depender de la dosis.
  • Cantidad de radiación. Esto creo que no necesita mucha explicación. Un ejemplo claro es una radiación EM que tenemos muy cerca, los infrarrojos. Si te acercas mucho a una estufa encendida recibes mucha radiación EM y te quemas. Esto es como si te tiran un granito de arena con la mano, que no hace nada, un puñado ya molesta, un saco puede doler y un camión entero te puede matar. Pues con las radiaciones lo mismo. Por lo general lo que recibimos son granitos.
  • Duración de la exposición. Pues con el mismo ejemplo, lo mismo te puedes quemar arrimándote mucho a la estufa o estando mucho tiempo a una distancia superior pero suficiente para recibir bastante (se me ocurre como ejemplo el cómo se cocina el cordero a la estaca)
Como hemos dicho el efecto de la radiación depende del tipo y la exposición y dónde se reciba. Por ejemplo, la radiación Alfa proviene de la desintegración del Uranio y ¿donde hay Uranio? Pues en las minas, en las centrales nucleares, y .... en las encimeras de granito. Pues sí, el granito contiene trazas de Uranio pero tranquilos que la dosis es tan pequeña que no puede hacer daño. Si nos vamos a otra cosa que lleva Uranio la cosa varía en función de su estado. Me estoy refiriendo al proyectil de uranio empobrecido que dispara el carro Abrams. Cuando está entero (es una flecha de 27 mm de diámetro y de unos 62 cm de largo) no pasa nada por manipularlo con las manos (recomiendo lavarlas bien después) pero una vez disparado e impactado esta flecha se incendia y se rompe en partículas que pueden ser inhaladas y ahí sin hacen pupa: es radiación ionizante, la dosis es alta (nos la comemos toda) está a su máxima potencia (atenúa con la distancia y la tenemos dentro) y al lado de tejidos blandos sin protección de la piel. Vamos, no es una buena idea ingerir o inhalar una fuente de radiación alfa (que de lo digan a Aleksandr Litvinenko)

Otro ejemplo es el plátano. Contiene potasio y el potasio tiene un isótopo que es radiactivo en uno de cada 10.000 átomos ¿nos envenenaríamos radiactivamente por comer plátanos? Pues lo más seguro es que nos muramos antes de empacho porque la dosis es tan ínfima que podemos considerarlos 100% inocuos.
¿Radiactivo? Si, pero en una dosis ridícula.

Espero haber dejado medio claro el tema de las ionizantes. Mientras no te acerques demasiado a un reactor nuclear (por la parte de dentro) o andes ingiriendo Uranio no deberá haber problemas. Incluso así, dependerá de la dosis. Se supone que se envenenó a Litvinenko con Polonio, pero el humo del tabaco también contiene trazas de Polonio (trazas es muy poquito) y posiblemente provoque el cáncer con su radiación Alfa (recordemos, mucha radiación y en tejidos blandos como los pulmones) No obstante, hay fumadores empedernidos que nunca desarrollan cáncer y otros que cascan con menos de 40. La constitución y la genética también cuentan.

Entonces ¿es la radiación mal o inofensiva? Pues como diría el gallego, pos depende. Y ¿de qué depende? Pues de la cantidad de radiación recibida y eso puede ver afectado por dos factores:
- Intensidad: mucha radiación hace mucho más daño que poca (no hace falta ser físico nuclear para darse cuenta de ello) Tomemos una radiación que tenemos por todas partes como es la infrarroja. Si encendemos una cerilla y acercamos la mano notaremos el calor. Si la acercamos más (aumentamos la dosis) nos quemaremos. Por suerte la cantidad de radiación infrarroja de la cerrilla no ocasionaría lesiones permanentes. Repitamos el experimento ahora con un lanzallamas o con un volcán activo ..... supongo que no hace falta explicación ¿verdad? Pues lo mismo pasa con las demás radiaciones. Si recibes mucha puede ser malo, pero eso pasa con la radiación solar (puede provocar cáncer de piel) la infrarroja o la radiación gamma. La forma más simple de bajar la dosis es alejarse. Si ves el cráter de un volcán activo por la parte de dentro y no te matan los gases antes te vas a quemar y eso no va a curar como la cerilla. Si estás a cinco kms no te pasará nada (creo ...) Un Quásar emite rayos gamma para aburrir, pero a la distancia que estamos son inofensivos (salvo que la pluma apunte directamente a la tierra)
- Tiempo de exposición. Volvamos al ejemplo de la cerilla. Si acercamos una cerilla una costilla de cerdo adobado podremos ir haciendo la carne un poco y en un punto (al lado de la cerilla claro) Teóricamente con cerillas podríamos hacer una barbacoa con mucho tiempo. Si usamos la barbacoa tardaremos menos y si usamos algo más "caluroso" como un horno de fundir vidrio seguramente nos salgan las costillas demasiado pasadas.

Al final el efecto de la radiación sobre un organismo vivo es influido por esos dos factores. Teniendo en cuenta que la dosis se atenúa con el cuadrado de la distancia (si estas a una distancia de x metros de la fuente, a 2x metros recibes la cuarta parte de radiación) Eso se mide en Sievert/periodo de tiempo. No es lo mismo recibir diez Sievert en un día que repartido regularmente en 10 años. En el primer caso seguramente acabemos enterrados en un ataúd de plomo y en el segundo no nos pasa nada.

Entonces ¿cuáles son los efectos de las diferentes fuentes de radiación?
- WiFi. Emite con potencia de miliWatios. Te puedes sentar encima del router sin más riesgo que romperlo por tu peso. Las Wifis de los vecinos hacen menos efecto aún porque ha tenido que pasar por los muros (vale, no son una maravilla, pero atenúan la señal) Vamos, que para esto no te hace falta el gorro de papel de aluminio.
- Móvil: Podrían llegar a emitir con una potencia de un Watio, pero eso son valores extremos ya que para ahorrar energía se adaptan a la distancia de la antena (vamos, que para emitir un Watio tendríamos que estar en el límite de la cobertura) Pese a tenerlo al lado de la cabeza tampoco tiene ningún efecto más que producir angustia (sobre todo cuando oyes a tu jefe decir "Ya sé que son las tres de la tarde del viernes pero este trabajo es muy importante y tiene que estar para el lunes a primera hora sin falta") o dolor de cabeza (si el interlocutor es muy pesado) pero aparte de eso, daños por radiación, pues ná de ná.
Aparte de no ser útil, estéticamente deja
bastante que desear este sombrero.

- Microondas. Si metes la mano en el microondas te puedes quemar (es harto complicado porque está hechos a prueba de cenutrios) pero si a pesar de eso no retiras la mano enseguida, te puedes quemar mucho mano pero creo que eso entra en lo lógico. También te puedes quemar con el plato o con la sopa si lo has calentado mucho. si le tienes fobia a las microondas mejor te cambias de universo, el nuestro está impregnado por un fondo de microondas resultante del Big-Bang.

- Rayos infrarrojos. Pueden llegar a ser peligrosos, incluso a matar. La Inquisición usaba rayos infrarrojos para matar a la gente en los autos de fe, para ello los exponía a una fuente de infrarrojos (lo que se viene vulgarmente a llamar pila de troncos) y le pegaba fuego. El efecto de los infrarrojos se atenúa alejándote de ellos. Si te arrimas mucho (por ejemplo a la estufa) te puedes quemar.

- No me acerques tanto, que los infrarrojos en exceso no son buenos.
-Naaa, todo eso son paparruchas, ya verás que calorcico tan rico.

- Radiación EM con longitud de onda entre los 400 y los 750 nm. Tiene un montón de efectos sobre el ser humano. Su ausencia favorece el sueño (lo que se viene a ser "apagar la luz") pero puede provocar accidentes (chocarte contra un mueble por no verlo) Su presencia ayuda a la lectura y a ver aunque un exceso puede provocar problemas en los ojos (deslumbramiento o incluso ceguera como en los cenutrios que miran al Sol buscando a la virgen María, que haberlos, haylos y húbolos) Para el que no se haya percatado, esto es conocido como luz visible.
- Rayos ultravioletas. Provienen del Sol principalmente y en exceso pueden provocar quemaduras y melanomas (cáncer de piel) así que ojo con tomar el Sol en exceso y con las gafas de baratillo que protegen de los UV (la lente oscura abre más la pupila y si no se paran los UV en el cristal no es precisamente bueno)
- Radiaciones ionizantes (alpha, beta) no son buenas, pero depende de la dosis. Un paseo por la Sierra de Madrid te expone a la radiación alpha (trazas de uranio en el granito) o el comer un plátano a la beta, pero son dosis tan escasas que el cuerpo se recupera del posible daño sin enterarnos. Estas radiaciones tienen muy poco alcance y se paran con la piel o con un papel.
- Radiación (ionizante) gamma. No es precisamente buena. Proviene de las desintegraciones radiactivas y llevan mucha energía, son complicadas de detener. Mejor no acercarse (como todas, atenúan en función del cuadrado de la distancia) Por suerte no es fácil acercarse a una fuente de rayos gamma (ojo, no es imposible)
- Neutrinos. Esto lo pongo porque he dedicado varias entradas a los neutrinos. Cientos de millones te atraviesan cada segundo sin ningún efecto. De hecho atraviesan la Tierra son problema. Son muy rápidos (prácticamente la velocidad de la luz) y casi no tienen masa, tampoco carga eléctrica. Para detectarlos se construyen aparatos de 1 km cúbico de tamaño (sí, un cubo de 1 km de lado) en el Polo y detecta unos pocos al día.

Dado que considero que prácticamente ningún lector de este texto ande por ahí expuesto a reactores nucleares, sea minero del uranio (al menos en España) o con armas nucleares en resumen, lo que hay que hacer con las radiaciones:
- WiFi, móviles, walkie-talkies, etc: nada. No te hacen nada. Como mucho, bajar el volumen del altavoz cuando suene mucho y nunca usarlo para poner música en el tren o el bus (ponte auriculares, brasas) El mayor daño puede venir en los oídos cuando llevas la música a todo trapo con los auriculares (que hay cada cafre por ahí ...)
- Microondas: no metas la mano en el microondas y ten cuidado si calientas mucho la comida.
- Infrarrojos: no te arrimes tanto al fuego que te quemas (eso creo que ya se decía en tiempos de maricastaña, o antes)
- Luz visible: si te deslumbran por la noche aparta la vista y NUNCA mires fijamente al Sol (ni en un eclipse) Los espejos o reflejos equivalen a mirar al Sol. Por la noche, si vas al baño, enciende la luz si no quieres dejarte los dedos con la esquina de la cómoda.

Las radiaciones atómicas no son buenas, por lo general y mejor evitarlas pero mira, si buscar por la Red fotos de Chernobil hoy en día (con unos niveles de radiación muy por encima de lo recomendable) verás que hay montones de árboles, lobos y personas que viven en la zona prohibida sin demasiados problemas. Posiblemente a largo plazo toda esta vida tenga problemas, pero a corto plazo, la vida se abra camino como dirían en Parque Jurásico. Incluso si buscas un mapa de Hiroshima verás hoy en día una ciudad con más de un millón de habitantes (si están amarillos no es por la radiación, es que son así de serie) o si quieres ver dónde se hizo la prueba Trinity (unos cuantos kilos de plutonio detonaron ahí) solo tienes que buscar en Google Maps Trinity (nuclear test) Site. No está muy lejos de Albuquerque (dónde Walter White y Jesse se dedicaban a la cocina)
Visitantes del monumento a la primera explosión atómica ignorantes de que se
van a convertir en zombies radiactivos.

Vamos, que no es recomendable ir por zonas como Chernobil o Fukushima, pero no por ello nos vamos a convertir en los Cuatro Fantásticos o en Zombies y con las precauciones suficientes, seguramente no tengamos ninguna consecuencia (yo no me comería ninguna lechuga plantada en Chernobil, de hecho, no como ninguna lechuga no sea que ....)


domingo, 6 de septiembre de 2015

Algunos detalles sobre Waterloo (y V que ya vale)

Pues tras cuatro capítulos que ni me esperaba escribir (repito que la idea original era uno sólo) vamos a dar conclusión al tema de Waterloo. Repito de que la idea no era tanto analizar la batalla, cosa que se encontrará por ahí en muchos sitios sino analizar un poco el contexto, los materiales y formas de actuar de la época y que hoy en día nos chocarían y con razón. No en vano han pasado 200 años y la sociedad evoluciona. 
Otro rollo patatero. Voy a poner cara de pena a ver si acaba pronto. Fuente: propia
Mi intención es que el lector piense un poco con la mentalidad de otro tiempo y sobre todo que se ponga en la piel de los personajes. Lo que se suele conocer como Batalla de Waterloo en realidad son una serie de batallas a lo largo de tres día con tres ejércitos distintos y a lo largo de tres días. Cierto que las consecuencias más importantes salieron de la Waterloo, pero la historia pudo cambiar y mucho a lo largo de esos días con cambios no demasiado importante. Cuando alguien te dice "en Waterloo Napoleón perdió por ....." está haciendo un ejercicio de cuñadismo extremo. Hay muchas cosas que pudieron hacer vencer a los franceses y otros, que les pudieron hacer ser derrotados antes. Vamos a verlo un poco por encima.

Contendientes

Lo he dicho y lo volveré a repetir, esto no era Napoleón contra Wellington, no ingleses contra franceses. Era la Séptima Colación contra Napoleón (se habían cuidado muy bien de no hacerla contra Francia) En lo que hoy es Bélgica  y que por aquella era el Reino de los Países Bajos (Bélgica se independizó en 1830) un ejército anglo-belga y otro prusiano intentaban controlar que Napoleón no se desmandara a la espera de la llegada de los ejércitos ruso y austriaco (de 150.000 hombres cada uno) Mientras, la idea de Napoleón era cepillarse uno por uno a todos los ejércitos enemigos antes de que se pudieran unir y le aplastaran por la mera superioridad numérica.

Los jefes eran famosos y diversos: Wellington calculador y exitoso, por lo general consideraba a su ejército poco fiable e indisciplinado. Su ejército peninsular estaba en América en su mayor parte y consideraba a sus hombres (menos a los que habían servido con él en la Península Ibérica) poco fiables en el mejor de los casos. A Napoleón sus hombres lo adoraban y no le importaba lanzarse por él sobre una fila de cañones vomitando metralla. El cariño no era tan recíproco dada la afición del corso a los ataques frontales. Para finalizar tenemos a Blücher, un prusiano borrachín que había estado al servicio de los suecos conocido por Mariscal Adelante (Marschall Vorwärts) y que no se había descatado precisamente triunfando sobre Napoleón hasta Leipzig. Posiblemente la victoria sobre los franceses se deba a que Wellington le cayó bien a Bluchër ... pero no adelantemos acontecimientos.

Supongo que lo de derrotar a los ejércitos por separado hoy en día puede sonar raro, sobre todo si tenemos en cuenta que como mucho había unos 150 kms de de separación desde los flancos mas alejados de Bücher y Wellington, pero el concentrar a las tropas en una zona de batalla no es una cosa trivial ni se puede hacer de manera indefinida. La gente tiene la manía de comer. Aparte de eso, las líneas de aprovisionamiento y de posible retirada estaban ubicadas en el este y el oeste, unos hacia el mar y los barcos de Royal Navy y los otros hacia Prusia. Y esa retirada, era un plan seriamente considerado y que no hubieran dudado en emprender si hiciera falta, dejando al "aliado" departiendo amigablemente con Napoleón y sus chicos.

Puntos claves.

Ya hemos dicho previamente que los franceses habían cerrado la frontera para evitar que noticias suyas llegaran al norte. Eso tiene de malo que tampoco llegan las noticias al sur y los soldados franceses avanzaron hacia el norte, hacia Bruselas y se produce un primer enfrentamiento con los prusianos en Ligny donde y por variar, Napoleón le da para el pelo a Blücher. A diferencia de Wellington que solía colocar a sus tropas en la parte trasera de las colinas que elegía para las batallas, poniéndolas relativamente a salvo de la artillería francesa, artillería que por cierto, funcionaba que daba gusto. Tras este primer encuentro, los prusianos emprenden la retirada y se produce el primer error francés: en lugar de perseguir y aniquilar al ejército prusiano, les dejan retirarse.

A la vez, Napoleón envía un cuerpo de ejército al mando del Marical Ney a conquistar un granja llamada Quatre-Bas, estratégicamente situada en la carretera que unía los ejércitos prusiano y anglo-belga. Por algún extraño motivo a Ney le entró la prudencia y no se lanzó al asalto inicialmente de la granja, defendida por un número de tropas muy inferior. Esta prudencia le dio a Wellington a hacerse cargo de la situación y enviar refuerzos. Por un lado, Ney evitó que Wellington pudiera enviar tropas a auxiliar a Blücher pero no cortó las comunicaciones entre ellos.

Los prusianos disponían de un jefe de estado mayor muy competente, muy organizado, muy cuadrado y muy prusiano él de nombre Gneisenau que era lo opuesto a Blücher. Mientras que Blücher odiaba a los franceses y a Napoleón, Gneisenau también despreciaba por igual a los ingleses y a Wellington, pero Wellington consiguió contactar con Blücher y a éste le cayó en gracia. Aunque Wellington no pudo ayudar a Blücher este si comprometió dos cuerpos de ejército para ayudar a Wellington dos días después. Este encuentro y el compromiso de Blücher fue clave para que Wellington decidiera plantar cara a Napoleón en Waterloo dos días después. De no tener entre compromiso posiblemente se hubiera replegado hacia el mar. Este fue un segundo fallo. A la vez que todo esto ocurría, una serie de órdenes contradictorias y confusas de Napoleón y Ney hicieron que todo un cuerpo de ejército al mando de d'Erlon se dedicara a pasear por el campo entre Quatre Bras y Ligny. Ese cuerpo pudo haber sido decisivo en ambos sitios, pero ya hemos dicho que el jefe del Estado Mayor francés había muerto y su sustituto no estaba a la altura.
Ligny. Apréciesen las excursiones de d'Erlon por el campo.
Fuente: Wikipedia.


Los prusianos tras se derrotados en Ligny emprendieron la retirada. Gneisenau era partidario de retirarse hacia el esta, hacia territorio prusiano pero Blücher tenía un compromiso con Wellington y en lugar de retirarse hacia el este, lo hizo hacia el norte. Aparte de esos, buena parte de sus tropas estaban intactas por no haber tomado parte en los combates con lo que Gneisenau consiguió en dos días reconstruir un ejército, dar un rodeo y aparecer por el flanco francés. Mientras, otro cuerpo de ejército francés buscaba a los prusianos como loco sin localizarlos. De haber perseguido a los prusianos con más energía éstos no hubieran podido reunirse con Wellington, aparte de que la retirada hacia el norte despistó a los franceses, que buscaban a los prusianos en el este.

Llevamos dos batallas (Ligny y Quatre Bras) y aquí que nadie se crea más listo que los tres generales que estaban al mando. Tenemos los mapas, las fechas, lo movimientos de tropas que se hicieron con lo que es fácil analizar y ver qué se hizo mal. Lo jodido es hacerlo sobre el terreno con poca información como ocurría hace 200 años.

Ya en Waterloo Wellington había elegido el lugar de la batalla a la espera de la llegada de Blücher. Sus flancos se apoyaban en dos granjas de piedra que no podían ser flanqueadas y ofrecía el centro a Napoleón confiando en su infantería británica. Napoleón quería hacer una finta en el lado derecho de Wellington para que éste desviara tropas y luego asaltar su centro. Para "ablandar" el centro de Wellington  formó una gran batería en el centro, pero Wellington protegía a sus tropas situándolas en la cima de las colinas, pero en el flanco opuesto con lo que la Gran Batería no tenía la eficacia deseada.

Mientras que la misión del flanco izquierdo francés era presionar en la granja de Hougomont para que Wellington acudiera en su ayuda, el hermanísimo de Napoleón, Jerome no se le ocurre mejor idea que asaltar una posición protegida a base de infantería  lo que ocasiona una auténtica carnicería y compromete miles de tropas en un objetivo secundario. Tras esta carnicería se produce el asalto frontal de d'Erlon contra el centro de Wellington, desbaratado por la caballería británica, a su vez desbaratada por la caballería francesa .... pero de momento Wellington aguanta mirando el reloj a ver si eso de la puntualidad prusiana es un mito o no. 

Tras el éxito de la caballería francesa, Ney, que no tiene el día precisamente, monta otra escabechina de caballería contra los cuadros de infantería de Wellington. Se empecina en enviar contingentes de caballería contra los cuadros sin éxito pagando un grave peaje, aunque estos lo pagan ante la artillería francesa a caballo que los ametrallan (por botes de metralla) a bocajarro. Otro fallo, pero de momento, el resultado de la batalla sigue incierto. Los anglo-belgas aguantan, pero un enérgico ataque se los puede llevar por delante en cualquier momento. Y todavía queda por intervenir la Guardia Imperial.
Así debían quedar los batallones
tras cargar contra los cañones. Fuente: propia


Por la derecha empiezan a aparecer los prusianos, pero hay tiempo de sobra para aniquilar a Wellington y darse la vuelta hacia los prusianos. De hecho, la vanguardia del ejército francés enviado a perseguir a los prusianos entra en combate con la retaguardia de éstos, pero es muy lejos. El contingente prusiano avanza  y se comete otro error. La llegada de los prusianos es por una zona angosta dónde no pueden imponer su superioridad y un contingente francés que estuviera allí les podría detener. Lo curioso del caso es que las tropas francesas estaban, pero las órdenes que tenían era no entrar en combate hasta que oyeran a los perseguidores combatir a los prusianos. Como ésto no ocurre, pues los franceses dejan pasar a los prusianos sin problemas.

Wellington basaba su defensa en tres puntos fuertes, tres granjas a la derecha, centro e izquierda. Esta vez por fin Ney acierta y conquista La Haye Sainte, en centro de la defensa, poniendo a Wellington en una situación delicada. Mientras, Napoleón está conteniendo a los prusianos a la derecha, pero está utilizando a sus últimas unidades, la Guardia Imperial. El resto de ésta, la lanza contra el centro de Wellington que consigue detenerla in extremis. Ahora mismo la batalla está en su mayor punto de incertidumbre. Wellington ha detenido a Napoleón, pero ha perdido entre muertos y heridos a una cuarta parte de su ejército, su centro está ocupado por los franceses con lo que esto se podría resolver al día siguiente. Quien primero se reorganice, tendrá las de ganar.

Pero no, los prusianos van llegando de manera impecable, superando en número a los franceses. En la época a tropas similares en calidad el número gana y los franceses no eran lo que eran antes de la invasión de Rusia. La cosa era progresiva, los batallones tenían que ir llegando y formando en orden de batalla, pero lo iban haciendo uno tras otro y superando a los ya exhaustos galos.
Avance prusiano por el flanco galo. Fuente; wikipedia

Consecuencias

Las consecuencias son claras pero en caso de victoria francesa (hubo ocasiones más que sobradas) ¿qué hubiera pasado? No olvidemos que tenemos a 300.000 rusos y austriacos en camino, más los suecos, otro ejército proveniente de UK, posiblemente algo vendría de España con lo que posiblemente a la larga Napoleón hubiera caído de nuevo ... todo depende del tiempo que hubiera pasado. Tampoco tenemos que olvidar que Napoleón estaba enfermo entre otras cosas de sífilis y que las victorias militares francesas tras el corso no son demasiado abundantes. Murió en 1821.

Hay una cosa sorprendente de esta batalla: el reducido número de víctimas mortales. Los franceses tienen unos 5.000 muertos por algo más de 4.300 en los aliados.Heridos entre ambos bando hubo unos 30.000 (más en en lado francés) y varios miles de franceses prisioneros. No parece demasiado para un batalla con más de 200.000 contendientes (sale como un 3% de víctimas mortales y un 13% de heridos) A partir a de ahí hemos aprendido a matar con muchas más eficacia.

Arrepentimiento.

No, si al final he acabado hablando de la batalla como tal. Pues ya he acabado.

¿Ya acabó el pesado éste? fuente: propia.

jueves, 3 de septiembre de 2015

Algunos detalles sobre Waterloo (IV)

Por fin llegamos casi al final de esta entrada que iba a ser una y de momento va por la cuarta entrega. La idea era contar una serie de cosas que no son las habituales sobre Waterloo y que sirvan para tener que contar en un bar con el cuñao enterao y de paso cerrarle un poco la boca. Con esto cierro la serie dedicada a las diversas armas y cuerpos existentes en la época.

Artillería

Como el hábil lector ya se habrá percatado los ejércitos de la época se dividían en tres armas principalmente: infantería, caballería y artillería. Hay otros cuerpos menores como los ingenieros (de suma importancia en batallas como la del Beresina) y auxiliares como herreros, cocineros, médicos, personal civil que transporta material, .... Vamos, que la cosa era tan compleja como hoy en día, pero con los medios de la época. Que nadie se piense que todo el ejército eran aguerridos soldados que se enfrentaban al enemigo a pecho descubierto.
Noooo, otro rollo de estos nooooo.
Fuente: propia


Este cuerpo es la parte más pesada y poderosa del ejército, el mayor poder de destrucción y la revolución de los campos de batalla. La artillería supuso el fin de los castillos y fortalezas como se conocían hasta entonces que tuvieron que ser modificados. Se puede buscar en este mismo blog las entradas sobre los castillo de Coca y de la Mota para ver cómo los castillos tuvieron que ser modificados ante la llegada de la artillería. También son los cañones un trofeo de guerra muy apreciado, no sólo por la posibilidad de ser empleados de nuevo sino también porque se ha llegado al núcleo del ejército enemigo y se le ha arrebatado su más avanzada tecnología. La toma de cañones y banderas al enemigo era lo máximo que se podía hacer en una batalla (esto habitualmente implicaba el haber dejado al prójimo en un estado entre penoso y lamentable ya que un batallón de granaderos en buen estado, con sus mosquetes y mostachos operativos no se suele tomar a bien que le arrebaten la bandera)

No hay que ver la artillería desde una perspectiva moderna en la que un cañón se puede cepillar un edificio a varios kilómetros de distancia sin despeinarse o una pieza normalita puede tener media docena de obuses en el aire antes de que el primero haya hecho impacto. Estamos hablando de piezas que podían hacer con suerte un par de disparos por minuto y con una munición mucho más limitada que la actual.

Lo habitual en la época era tener dos tipos de piezas: cañones y obuses. Hoy en día un cañón puede hacer ambas tareas según se eleve el tubo, pero antiguamente, el cañón hacía más o menos un tiro directo y el obús un tiro parabólico. El primero puede batir objetivos a la vista y el segundo objetivos protegidos. Dado que operar un obús era harto más complicado que un cañón, por lo general, las batería tenían muchos más cañones que obuses. El calibre del cañón se medía en libras (del proyectil que disparaba) y el del obús en pulgadas (de diámetro de boca)
Cañón naval en Ribadesella. Aparte de NO estar en Waterloo (lleva una
cureña naval) debe ser un 24 libras. Fuente: propia.
Napoleón era un artillero y heredó un excelente sistema de artillería diseñado por Gribeauval que había unificado calibres y materiales, reduciendo el número de los mismos y permitiendo la optimización de la producción de material y municiones. No es lo mismo suministrar munición en tres calibres distintos que hacerlo en diez, por ejemplo.

Cualquiera aficionado a los barcos verá que estos estaban equipados con cañones de 12, 24 y hasta 36 libras. Pues eso en tierra, hasta mucho tiempo después fue prácticamente imposible debido al peso de los mismos. Gribeauval estandarizó los calibres de tierra en 4, 8 y 12 libras. También existía el calibre de 6 libras para artillería a caballo. Los cañones de 12 libras eran demasiado pesados para todas las ocasiones y Blücher tuvo que dejarlos de lado en Waterloo para poder llegar a socorrer a Wellington. También hay que decir que los de 6 libras se consideran escasos, siendo sustituidos por los de 6.

Los cañones necesitan gente para servirlos y no valen dos o tres  como se ve en las películas. Entre pitos y flautas, un cañón se maneja con unas diez o doce personas con lo que los 250 cañones de Napoleón en Waterloo podían estar servidor por 2.500 hombres, seguramente más.

En las películas siempre se suele ver a estos chismes lanzando unas bolas de hierro macizas ... es cierto, pero había más. Las municiones típicas eran:
  • Bola de hierro. Contra la infantería se podía disparar directamente, pero lo que se buscaba era un rebote (sí, como en la peli de Mel Gibson "El Patriota") antes de la formación enemiga porque así se llevaba a varios soldados por delante. También se podía usar para batir fortificaciones. El alcance útil andaba por los 800-1.000 metros según calibres. Esto implicaba que ambos ejércitos debían formar prácticamente uno a la vista del otro a algo menos de 1 kms de distancia. En Waterloo el suelo embarrado mermó mucho la eficacia.
    Proyectiles de piedra suecas, muy anteriores. Es que no tengo
    fotos de las bolas de hierro. Fuente: propia
  • Bote de metralla. Se trata de botes de hojalata rellenos de bolas de plomo o balas de mosquete. Aunque lo he leído, lo único que he visto en fotos eran "bolsas de uvas" que era lo mismo, pero con bolas más gordas. Esto era letal contra cualquier cosa viva, sea soldado, caballo o un vaca que se pusiera enmedio a unos 400 metros. Tengamos en cuenta que una fila de soldados avanzando tiene que mantener la formación con los que estaría dentro del alcance de estos proyectiles durante unos cinco minutos antes de llegar a distancia de tiro de mosquete con lo que había que tener bien puestos ... los bigotes para ser soldado de infantería. En esos cinco minutos los cañones podían disparar unas 10 veces cada uno ....  Además, para meter más miedo no disparaban a la vez, sino escalonados con lo que el martilleo era continuo cada pocos segundos.
  • Granadas. Esto era más bien para los obuses y eran carcasas metálicas huecas rellenas de pólvora y balas de mosquete. Dependiendo del tamaño se la mecha podían explotar en el aire haciendo una escabechina bajo ellos, pero para ello el artillero tenía que ser muy preciso a la hora de cortar la mecha. Hay testimonios de granadas que caen en el barro y la mecha se apaga o alguien se acerca y la quita antes de que explote con lo que no eran tan efectivas como se deseaba. En UK se les conoce por el nombre del inventor: Shrapnel. Tampoco tenían un alcance excesivo, unos 1.000 metros con suerte.
  • Doble munición. Se podía (y de hecho, se hacía) cargar doble munición como por ejemplo una bala y después. un bote de metralla. El alcance era menor pero el efecto ... devastador. Los cuadros de Wellington lo saben bien.
  • Otras municiones. Esto es más bien para barcos que podían disparar balas encadenadas o palanquetas (una especie de barra metálica rematado por dos pesos) con el fin de desarbolar a los barcos contrarios. Lo pongo porque como no tengo fotos del resto y si de las palanqueta ...
    Palanquetas navales suecas. Esto NO se usaba en Waterloo.
    Fuente: propia
Hay una película de 1970 llamada Waterloo donde se ven las explosiones de los proyectiles de la artillería al impactar. Eso no es correcto, sería a partir de la IGM o similar. En este caso los cañones harían una labor similar a la de las ametralladoras hoy en día. Se ocuparían de hostigar a las tropas enemigas con una potencia de fuego muy superior a la de los mosquetes, máxime si los juntas en una Gran Batería como hacía Napoleón.

¿y que se podía hacer ante los cañones? Pues varias cosas: fuego de contrabatería, aunque no con la potencia y precisión de los cañones moderno, lanzar a la caballería o a la infantería que cuando llegaban a la línea de cañones no dudaban en agradecer a los artilleros la deferencia que les dieron mientras llegaban (los cañones también tenían tropas para defenderlos, no todo el monte es orégano)

Como podemos imaginar cargarse un cañón de hierro o bronce de 900 kilos de peso con un mosquete y una bayoneta no es sencillo. Los armones y cureñas eran fácilmente sustituibles entonces, si llegabas a los cañones enemigos y no te los puedes llevar ¿se los vuelves a dejar para que te alegren la retirada con sus botes de metralla? No, hay una solución sencilla; clavar los cañones. Esto consisten en hundir un clavo de hierro a martillazos en el oído del cañón que es el orificio que llega hasta la recámara y sirve para encender la carga de proyección. Una vez cegado el cañón se convierte en un simple pisapapeles un tanto aparatoso. Tengamos en cuenta que el cañón era la pieza cumbre de la tecnología armamentística de la época, un chisme caro y complicado de hacer con lo que el ejército que era clavado tenía que volver a llevarlos a la fábrica para repararlo. Vamos, que un simple y barato clavo podía dejar fuera de combate un arma muy valiosa.

Para finalizar, un detalle curioso: en Waterloo hubo unidad de lanzacohetes en el ejército de Wellington. Éste opinaba de sólo servían (con suerte) para espantas a los caballos ... y así fue. No hicieron nada, pero en Waterloo hubo artillería de cohete.
Desde luego no hay nada como estos rollos para que te entren
ganas de echar un sueñecito .... fuente: propia.
Prometo que el siguiente es el último.