domingo, 6 de septiembre de 2015

Algunos detalles sobre Waterloo (y V que ya vale)

Pues tras cuatro capítulos que ni me esperaba escribir (repito que la idea original era uno sólo) vamos a dar conclusión al tema de Waterloo. Repito de que la idea no era tanto analizar la batalla, cosa que se encontrará por ahí en muchos sitios sino analizar un poco el contexto, los materiales y formas de actuar de la época y que hoy en día nos chocarían y con razón. No en vano han pasado 200 años y la sociedad evoluciona. 
Otro rollo patatero. Voy a poner cara de pena a ver si acaba pronto. Fuente: propia
Mi intención es que el lector piense un poco con la mentalidad de otro tiempo y sobre todo que se ponga en la piel de los personajes. Lo que se suele conocer como Batalla de Waterloo en realidad son una serie de batallas a lo largo de tres día con tres ejércitos distintos y a lo largo de tres días. Cierto que las consecuencias más importantes salieron de la Waterloo, pero la historia pudo cambiar y mucho a lo largo de esos días con cambios no demasiado importante. Cuando alguien te dice "en Waterloo Napoleón perdió por ....." está haciendo un ejercicio de cuñadismo extremo. Hay muchas cosas que pudieron hacer vencer a los franceses y otros, que les pudieron hacer ser derrotados antes. Vamos a verlo un poco por encima.

Contendientes

Lo he dicho y lo volveré a repetir, esto no era Napoleón contra Wellington, no ingleses contra franceses. Era la Séptima Colación contra Napoleón (se habían cuidado muy bien de no hacerla contra Francia) En lo que hoy es Bélgica  y que por aquella era el Reino de los Países Bajos (Bélgica se independizó en 1830) un ejército anglo-belga y otro prusiano intentaban controlar que Napoleón no se desmandara a la espera de la llegada de los ejércitos ruso y austriaco (de 150.000 hombres cada uno) Mientras, la idea de Napoleón era cepillarse uno por uno a todos los ejércitos enemigos antes de que se pudieran unir y le aplastaran por la mera superioridad numérica.

Los jefes eran famosos y diversos: Wellington calculador y exitoso, por lo general consideraba a su ejército poco fiable e indisciplinado. Su ejército peninsular estaba en América en su mayor parte y consideraba a sus hombres (menos a los que habían servido con él en la Península Ibérica) poco fiables en el mejor de los casos. A Napoleón sus hombres lo adoraban y no le importaba lanzarse por él sobre una fila de cañones vomitando metralla. El cariño no era tan recíproco dada la afición del corso a los ataques frontales. Para finalizar tenemos a Blücher, un prusiano borrachín que había estado al servicio de los suecos conocido por Mariscal Adelante (Marschall Vorwärts) y que no se había descatado precisamente triunfando sobre Napoleón hasta Leipzig. Posiblemente la victoria sobre los franceses se deba a que Wellington le cayó bien a Bluchër ... pero no adelantemos acontecimientos.

Supongo que lo de derrotar a los ejércitos por separado hoy en día puede sonar raro, sobre todo si tenemos en cuenta que como mucho había unos 150 kms de de separación desde los flancos mas alejados de Bücher y Wellington, pero el concentrar a las tropas en una zona de batalla no es una cosa trivial ni se puede hacer de manera indefinida. La gente tiene la manía de comer. Aparte de eso, las líneas de aprovisionamiento y de posible retirada estaban ubicadas en el este y el oeste, unos hacia el mar y los barcos de Royal Navy y los otros hacia Prusia. Y esa retirada, era un plan seriamente considerado y que no hubieran dudado en emprender si hiciera falta, dejando al "aliado" departiendo amigablemente con Napoleón y sus chicos.

Puntos claves.

Ya hemos dicho previamente que los franceses habían cerrado la frontera para evitar que noticias suyas llegaran al norte. Eso tiene de malo que tampoco llegan las noticias al sur y los soldados franceses avanzaron hacia el norte, hacia Bruselas y se produce un primer enfrentamiento con los prusianos en Ligny donde y por variar, Napoleón le da para el pelo a Blücher. A diferencia de Wellington que solía colocar a sus tropas en la parte trasera de las colinas que elegía para las batallas, poniéndolas relativamente a salvo de la artillería francesa, artillería que por cierto, funcionaba que daba gusto. Tras este primer encuentro, los prusianos emprenden la retirada y se produce el primer error francés: en lugar de perseguir y aniquilar al ejército prusiano, les dejan retirarse.

A la vez, Napoleón envía un cuerpo de ejército al mando del Marical Ney a conquistar un granja llamada Quatre-Bas, estratégicamente situada en la carretera que unía los ejércitos prusiano y anglo-belga. Por algún extraño motivo a Ney le entró la prudencia y no se lanzó al asalto inicialmente de la granja, defendida por un número de tropas muy inferior. Esta prudencia le dio a Wellington a hacerse cargo de la situación y enviar refuerzos. Por un lado, Ney evitó que Wellington pudiera enviar tropas a auxiliar a Blücher pero no cortó las comunicaciones entre ellos.

Los prusianos disponían de un jefe de estado mayor muy competente, muy organizado, muy cuadrado y muy prusiano él de nombre Gneisenau que era lo opuesto a Blücher. Mientras que Blücher odiaba a los franceses y a Napoleón, Gneisenau también despreciaba por igual a los ingleses y a Wellington, pero Wellington consiguió contactar con Blücher y a éste le cayó en gracia. Aunque Wellington no pudo ayudar a Blücher este si comprometió dos cuerpos de ejército para ayudar a Wellington dos días después. Este encuentro y el compromiso de Blücher fue clave para que Wellington decidiera plantar cara a Napoleón en Waterloo dos días después. De no tener entre compromiso posiblemente se hubiera replegado hacia el mar. Este fue un segundo fallo. A la vez que todo esto ocurría, una serie de órdenes contradictorias y confusas de Napoleón y Ney hicieron que todo un cuerpo de ejército al mando de d'Erlon se dedicara a pasear por el campo entre Quatre Bras y Ligny. Ese cuerpo pudo haber sido decisivo en ambos sitios, pero ya hemos dicho que el jefe del Estado Mayor francés había muerto y su sustituto no estaba a la altura.
Ligny. Apréciesen las excursiones de d'Erlon por el campo.
Fuente: Wikipedia.


Los prusianos tras se derrotados en Ligny emprendieron la retirada. Gneisenau era partidario de retirarse hacia el esta, hacia territorio prusiano pero Blücher tenía un compromiso con Wellington y en lugar de retirarse hacia el este, lo hizo hacia el norte. Aparte de esos, buena parte de sus tropas estaban intactas por no haber tomado parte en los combates con lo que Gneisenau consiguió en dos días reconstruir un ejército, dar un rodeo y aparecer por el flanco francés. Mientras, otro cuerpo de ejército francés buscaba a los prusianos como loco sin localizarlos. De haber perseguido a los prusianos con más energía éstos no hubieran podido reunirse con Wellington, aparte de que la retirada hacia el norte despistó a los franceses, que buscaban a los prusianos en el este.

Llevamos dos batallas (Ligny y Quatre Bras) y aquí que nadie se crea más listo que los tres generales que estaban al mando. Tenemos los mapas, las fechas, lo movimientos de tropas que se hicieron con lo que es fácil analizar y ver qué se hizo mal. Lo jodido es hacerlo sobre el terreno con poca información como ocurría hace 200 años.

Ya en Waterloo Wellington había elegido el lugar de la batalla a la espera de la llegada de Blücher. Sus flancos se apoyaban en dos granjas de piedra que no podían ser flanqueadas y ofrecía el centro a Napoleón confiando en su infantería británica. Napoleón quería hacer una finta en el lado derecho de Wellington para que éste desviara tropas y luego asaltar su centro. Para "ablandar" el centro de Wellington  formó una gran batería en el centro, pero Wellington protegía a sus tropas situándolas en la cima de las colinas, pero en el flanco opuesto con lo que la Gran Batería no tenía la eficacia deseada.

Mientras que la misión del flanco izquierdo francés era presionar en la granja de Hougomont para que Wellington acudiera en su ayuda, el hermanísimo de Napoleón, Jerome no se le ocurre mejor idea que asaltar una posición protegida a base de infantería  lo que ocasiona una auténtica carnicería y compromete miles de tropas en un objetivo secundario. Tras esta carnicería se produce el asalto frontal de d'Erlon contra el centro de Wellington, desbaratado por la caballería británica, a su vez desbaratada por la caballería francesa .... pero de momento Wellington aguanta mirando el reloj a ver si eso de la puntualidad prusiana es un mito o no. 

Tras el éxito de la caballería francesa, Ney, que no tiene el día precisamente, monta otra escabechina de caballería contra los cuadros de infantería de Wellington. Se empecina en enviar contingentes de caballería contra los cuadros sin éxito pagando un grave peaje, aunque estos lo pagan ante la artillería francesa a caballo que los ametrallan (por botes de metralla) a bocajarro. Otro fallo, pero de momento, el resultado de la batalla sigue incierto. Los anglo-belgas aguantan, pero un enérgico ataque se los puede llevar por delante en cualquier momento. Y todavía queda por intervenir la Guardia Imperial.
Así debían quedar los batallones
tras cargar contra los cañones. Fuente: propia


Por la derecha empiezan a aparecer los prusianos, pero hay tiempo de sobra para aniquilar a Wellington y darse la vuelta hacia los prusianos. De hecho, la vanguardia del ejército francés enviado a perseguir a los prusianos entra en combate con la retaguardia de éstos, pero es muy lejos. El contingente prusiano avanza  y se comete otro error. La llegada de los prusianos es por una zona angosta dónde no pueden imponer su superioridad y un contingente francés que estuviera allí les podría detener. Lo curioso del caso es que las tropas francesas estaban, pero las órdenes que tenían era no entrar en combate hasta que oyeran a los perseguidores combatir a los prusianos. Como ésto no ocurre, pues los franceses dejan pasar a los prusianos sin problemas.

Wellington basaba su defensa en tres puntos fuertes, tres granjas a la derecha, centro e izquierda. Esta vez por fin Ney acierta y conquista La Haye Sainte, en centro de la defensa, poniendo a Wellington en una situación delicada. Mientras, Napoleón está conteniendo a los prusianos a la derecha, pero está utilizando a sus últimas unidades, la Guardia Imperial. El resto de ésta, la lanza contra el centro de Wellington que consigue detenerla in extremis. Ahora mismo la batalla está en su mayor punto de incertidumbre. Wellington ha detenido a Napoleón, pero ha perdido entre muertos y heridos a una cuarta parte de su ejército, su centro está ocupado por los franceses con lo que esto se podría resolver al día siguiente. Quien primero se reorganice, tendrá las de ganar.

Pero no, los prusianos van llegando de manera impecable, superando en número a los franceses. En la época a tropas similares en calidad el número gana y los franceses no eran lo que eran antes de la invasión de Rusia. La cosa era progresiva, los batallones tenían que ir llegando y formando en orden de batalla, pero lo iban haciendo uno tras otro y superando a los ya exhaustos galos.
Avance prusiano por el flanco galo. Fuente; wikipedia

Consecuencias

Las consecuencias son claras pero en caso de victoria francesa (hubo ocasiones más que sobradas) ¿qué hubiera pasado? No olvidemos que tenemos a 300.000 rusos y austriacos en camino, más los suecos, otro ejército proveniente de UK, posiblemente algo vendría de España con lo que posiblemente a la larga Napoleón hubiera caído de nuevo ... todo depende del tiempo que hubiera pasado. Tampoco tenemos que olvidar que Napoleón estaba enfermo entre otras cosas de sífilis y que las victorias militares francesas tras el corso no son demasiado abundantes. Murió en 1821.

Hay una cosa sorprendente de esta batalla: el reducido número de víctimas mortales. Los franceses tienen unos 5.000 muertos por algo más de 4.300 en los aliados.Heridos entre ambos bando hubo unos 30.000 (más en en lado francés) y varios miles de franceses prisioneros. No parece demasiado para un batalla con más de 200.000 contendientes (sale como un 3% de víctimas mortales y un 13% de heridos) A partir a de ahí hemos aprendido a matar con muchas más eficacia.

Arrepentimiento.

No, si al final he acabado hablando de la batalla como tal. Pues ya he acabado.

¿Ya acabó el pesado éste? fuente: propia.

No hay comentarios: