martes, 24 de mayo de 2016

Recordando el Maine

El 15 de febrero de 1989 se hundía en La Habana, en Cuba que era parte de lo que quedaba del maltrecho Imperio Español el acorazado Maine. En EEUU se empezó una campaña de prensa instando a la guerra contra España al grito de "¡Recordad al Maine!" (y una segunda parte de la frase no muy benevolente con España) orquestada por entre otros por el vendedor de periódicos Joseph Pulitzer y que ahora da su nombre a un premio al prestigio periodístico. Vamos, como si dentro de 100 años existe el Premio Eduardo Inda a la honorabilidad periodística.

Recreación de la explosión del Maine.
El asunto no es el periodista en cuestión sino el "recordad el Maine" ... seguro que la frase suena mucho pero ¿qué leches era el Maine? Pues vamos a ver si lo puedo aclarar un poquito. 

Lo primero que hay que decir es en España se le conoce como el acorazado Maine aunque según la nomenclatura de EEUU no era un acorazado principalmente porque en aquella época, nadie sabía lo que era un acorazado. Su denominación oficial era ACR-1 Maine o lo que es lo mismo Armored Cruise #1 o crucero acorazado ¿cual es la diferencia? pues sobre todo la evolución en el tiempo pero para aclararlo voy a intentar poner una breve cronología de la evolución de los barcos en su época para intentar ponernos en contexto. No hemos de olvidar que el s.XIX fue un periodo de gran evolución tecnológica y uno de los campos en que más se avanzó fue en el masacrarnos unos a otros ... como siempre.
- 1805: los hijos de la Pérfida Albión zurran la badana de lo lindo a la escuadra conjunta franco-española (toda la culpa fue del gabacho al mando, por supuesto) ¿qué tenemos aquí? Barcos de madera, propulsados a vela, cañones de avancarga y municiones formadas principalmente por pelotas de hierro y palanquetas. Aunque obviamente las técnicas de navegación y artillería han evolucionado a los largo de los siglos básicamente, la estrategia es colocar un par de barcos lado a lado para zurrarse desde menos de un 1km y luego pasar al abordaje si procede (claro que si le metes el costado de tu navío a la popa del otro y le barres con una andanada el efecto es mucho mayor) Aquí lo mayor que ahí son los cañones de 36 libras (unos 16 kgs por proyectil) y las carronadas inglesas de unas 68 libras, pero con un alcance muy inferior.
- 1838: el SS Great Western, un vapor de ruedas propulsado a vapor y vela era capaz de cruzar el Océano Atlántico. Apenas han pasado 35 años y ya tenemos barcos capaces de limitadamente no depender del viento. También  se empiezan a hacer en hierro.
- 1853: los rusos destrozan a los turcos en la batalla de Sinope gracias a granadas explosivas. Aquí ya tenemos cañones de 60 libras.
- 1859: los franceses lanzan La Glorie protegido por un blindaje de 120 mm.
- 1862: en plena Guerra Civil de USA los confederados desmontan el USS Merrimack hasta su obra viva y lo blindan con una capa de madera y dos pulgadas de hierro .. El resultado, el CSS Virginia. En marzo se enfrentaría al USS Monitor, otro engendro blindado fluvial en una batalla que quedaría en tablas: ninguno de los dos buques conseguiría atravesar el blindaje del otro y aquí hay hablamos de cañones de 230 y 280 mm (este son un pepino de 136 libras, unos 60 kgs)
- 1863. España incorpora a su flota la fragata blindada Numacia. La cosa en su época fue como si ahora incorporáramos un portaaviones clase Nimitz

La Numancia, en su día la leche.

Bueno, aquí podemos ver que para ser el siglo XIX pasamos en menos de 60 años de los barcos de madera a los barcos de hierro propulsados a vapor, los cañones de avancarga pasan a ser de retrocarga, los calibres aumentan, los tonelajes también ... entonces ¿cómo se hace esa transición? Pues como se hacen todas las transiciones sin saber que se está haciendo, con mucho dinero para gastar y con prisas por ser los primeros: mal. Y no solo es que lo haga mal uno, es que por lo general lo hacen mal todos aunque poco a poco se va aprendiendo de los errores y se van corrigiendo. Como ejemplo de esta época son los submarinos de Nordenfelt, un gran invento eso del submarino ... a vapor. Nosotros aquí teníamos el submarino de Peral, eléctrico y con torpedos, pero claro, los mandos preferían los sobornos de Zaharoff a la innovación de Peral.
De piedra me me he quedado con lo de Zaharoff


Pues claro, cuando las cosas no las tienes claras sale lo que sale. Por un lado se sabe que hay que proteger al barco porque los cañones modernos te lo pueden hacer trizas sin despeinarse, a meter blindaje que pesa y mucho ... eso implica barcos más grandes y con más desplazamiento. Tampoco olvidemos que por aquella época lo de la soldadura eléctrica como que no ... eso lo tuvieron que hacer los alemanes por narices por imposición del Tratado de Versalles. La calidad del acero, como que no era excesiva y lo de blindar ... pues tampoco es tan sencillo. Si blindas todo el barco pesa una burrada y no es efectivo, otra forma es todo o nada en la que blindas todo lo que puedes las zonas delicadas y dejas relativamente indefensas el resto. Aunque se pudiera pensar que un país con gran tradición marinera lo podía hacer bien UK construyó diversos cruceros de batalla rápidos, poderosamente armados pero con un blindaje que tenía una tendencia a dejar pasar los proyectiles cosa mala. El caso que más ruido hizo (sobre todo en el momento de explotar) fue el crucero de batalla Hood, un monstruo con un desplazamiento y artillería similar al del Bismarck. En su día (el Hood) fue considerado el barco de guerra más grande y poderoso del mundo. Estos busques blindados no eran conocidos como acorazados sino como Ironclad que viene a ser algo así como "vestido de hierro" . Luego ya empezaron a llamarlos cruceros protegidos, cruceros acorazados, fragatas blindadas en función de su tonelaje y misión. Curioso son los monitores, buques costeros o fluviales fuertemente armados.

También se tendía a poner los cañones más gordos que se pudiera, lo que ocasionaba problemas de estabilidad dado el elevado peso de la artillería y de las torres blindadas que lo contenían lo que ocasiona problemas de estabilidad. El HMS Victoria se fue al fondo por una parte gracias a seguir las órdenes al pie de la letra y por otro, debido al gran peso de tu torre principal que lo acabó de desnivelar cuando otro barco de su misma escuadra lo embistió con el espolón. Ya vemos que las costumbres raras de los pérfidos (como la de tirarse a la piscina desde el segundo piso) no vienen de ahora.

Maqueta del HMS Victoria. ¿Pensábais que os vacilaba? Imaginaos el peso de esa torre. 

Las torres blindadas tampoco tienen una capàcidad de poner cañones ilimitada, no son los acorazados King George V con sus torres cuádruples de 360 mm. Aquí son como mucho dobles y lo de ponerlas elevadas ... pues como que tampoco. En el caso del Maine las torres de artillería principal están desplazadas ¡¡  a un lado !! Tampoco digamos que los americanos son tontos, que los acorazados clase España de 1912 llevaban  cuatro torres dobles, dos montadas en crujía  y dos en las bandas.

Nótese la peculiar" alineación de las torres de la clase España.

Acostumbrados a las configuraciones típicas de los acorazados más modernos como el Iowa (el bueno, no los anteriores) con tres torres triples, con una de las dos más elevada permitiendo en fuego de 6 piezas en caza y 6 en retirada pues resulta que estos en teoría si permitían utilizar todos los cañones en caza o en retirada aunque la precisión es otra cosa. incluso permiten el disparar todos los cañones por una banda ya que se hacían vanos en las estructuras de cubierta para permitir el disparo. En el caso del Maine creo que el efecto del rebufo no le sentaba nada bien al buque.
La distribución de la artillería principal del Maine

Después de la artillería principal, de gran calibre hay una artillería secundaria de 152 mm y una serie de cañones adicionales de menor calibre que al final forman un batiburrillo artillero que no hay cristo que controle con eficacia. El destino inicial de esta artillería secundaria y terciaria era el combatir algo que provocaba verdadero pánico en las marinas de la época: los torpedos. Esas lanchas torpederas, pequeñas, ágiles y armadas con torpedos podían enviar al fondo con facilidad a barcos muy superiores. Del miedo a estos pequeños y ágiles buques surgió la idea la idea del buque contratorpedero idea de Villaamil: el destructor. Por supuesto todos estos navíos están armados con torpedos, pero es raro llegar a estar dentro del alcance de los mismos, los cañones te hacen polvo antes.

Más adelante se impondrán los monocalibres con la aparición del HMS Dreadnought  el buque que convirtió en obsoletos de un plumazo a todos los demás. El problema era que cada pieza disponía de sus sistema de puntería independiente con lo que no era nada fácil coordinar el fuego completo del navío. Si a eso unimos que lo del tiro parabólico a distancia desde el barco no estaba nada conseguido (el barco se mueve y no sólo tienes que enfilar bien el blanco, tienes que asegurarte de que el disparo se produzca en el ángulo correcto para que no se quede largo o corto.) Por ejemplo, en Santiago de Cuba la distancia de combate entre la escuadra de USA y España andaba por los 3 kms. En Jutlandia, apenas 18 años más tarde los barcos ya se daban estopa a 14 kms.

El blindaje, aunque gordo, estaba principalmente en las bandas dejando las cubiertas relativamente desprovistas como podemos ver en el siguiente gráfico que en realidad se corresponde al Indiana, pero es de la época. Esto es fruto de una filosofia antigua de combate, a tiro tenso, donde la mayor parte de los impactos se reciben en la borda. Un duelo artillero a más distancia con los proyectiles cayendo desde arriba llegarían sin problemas a las entrañas del navío. Eso sin contar con que la calidad del blindaje era bastante limitada. Se calculaba que unas 10 pulgadas de blindaje de la época (eso son 25,4 cms de grosor) equivalían a 6 pulgadas del año 1900. Las mejoras era muy rápidas.
Se pueden apreciar 18 pulgadas de blindaje en el cinturón, dejando
prácticamente desprotegido el resto.


Para finalizar disponía de una planta de propulsión a vapor que le podía impulsar a casi 17 nudos que para la época de su construcción no estaba mal pero tampoco era nada del otro jueves. Tenía un grave problema: sólo podía llevar unas 910 toneladas de carbón que se consumían vertiginosamente rápido cuando el navío iba a toda velocidad aunque a 10 nudos tenía un combustible para 15 días (3.600 millas náuticas según la wikipedia) Al parecer de aquí vino la causa de su hundimiento: una deflagración provocada por los gases del carbón hizo reventar 5 toneladas de munición que envió el barco al fondo con 260 de miembros de su tripulación.

Así para resumir, era un barco construido en una época en que los navíos se quedaban obsoletos casi antes de que se secara la tinta de los planos. Mal armado, mal blindado y que fue una de las excusas para la pérdida de Cuba aunque a decir verdad, si el asunto del Maine tampoco creo que nos hubiera durado mucho más.

¿Ya se ha ido este pesado? ¿ya puedo salir?


No hay comentarios: