domingo, 4 de septiembre de 2016

Buscando vida alienígena ... en la Tierra.

Estos días anda muy de moda el descubrimiento de un planeta en la zona habitable de Proxima Centauri lo que ha revolucionado a la prensa ya que debe ser que en verano no tienen mucho que hacer ya que el hecho de que el planeta esté en la zona Ricitos de Oro no quiere decir que sea habitable o que tenga vida de algún tipo. De hecho, en el Sistema Solar hay tres planetas en esa zona y sólo ha vida en uno de ellos. Uno es un infierno con una presión atmosférica en superficie que equivale estar a 100 metros bajo el nivel del mar y el otro tiene una atmósfera muy tenue, bajas temperaturas y una radiación solar brutal.
Vuelve este pesado, déjame esconderme.

El asunto que quiero plantear es una magufo muy recurrente: la visitas de extraterrestres a nuestro planeta. Sólo llevamos unos años localizando exoplanetas y a día de hoy hay confirmados unos 3.300 y unos 4.700 candidatos (cuando leas estos seguro que los números han variado) y Kepler precisamente no está mirando un amplio campo del cielo, sino todo lo contrario, 115 grados cuadrados o lo que es lo mismo, un 4 por mil (sí, por mil, no por ciento) del cielo. Así que estadísticamente parece ser que el número de planetas es enorme, al menos uno por estrella y sólo en el Vía Láctea hay cientos de miles de millones de ellas. En alguna ha de haber vida por narices, sea microbiana, moluscos acorazados, insectos gigantescos, grandes reptiles, ... etc. ¡un momento! ¿de qué me suena mí esto?
Área de observación de Kepler. Fuente: Wikipedia

Vamos a hacer un ejercicio de imaginación (no se olvide la toalla) y supongamos que una civilización extraterrestre que llamaremos originalmente los Vogones (que sí, que me lo estoy inventando yo todo, que no es plagio de nada) una raza intemporal que existe desde antes del Big Bang (porque me hace falta para contar lo que quiero) culta cuya poesía alcanza unas cotas inconmensurables. La cuestión es que una nave Vogona anda buscando un planeta habitado para hacerles partícipes de su poesía. Dado que son una raza intemporal pueden llegar a la Tierra en cualquier momento, entonces ¿qué pasaría si llegan?

- 100 millones años tras el big-bang: Pues que no se ve nada. El Universo no se volvió transparente hasta los 800 millones de años. Tras esta pequeña broma vamos a saltar unos 11.000 millones de años más que nada porque hasta entonces, no había Tierra como la conocemos. Ya el lector perspicaz se habrá dado cuenta que no hace falta que los Vogones sean anteriores al Big Bang. Con llevar aquí 5.000 millones de años, sobra.
- Hace 4.500 millones de años. Aquí no hay nadie para recitarle poesía. Esto es un mundo fundido que gira en apenas 8 horas. Serviría para rodar el Episodio III de Star Wars la parte de Mustafar. Además, tiene un compañero en un punto de Lagrange que oscila cosa mala y no se yo .....
- Hace 3.000 millones de años. La cosa tiene mejor pinta, ese compañero ya se ha ido, pero tiene un peazo de luna pegado al planeta que monta una mareas de cuidado. Vamos a montar un centro de turismo para surferos pero por lo demás, esto es un rollo. Lo peor es la atmósfera. Cada vez tiene más mierda de esa llamada oxígeno.
- Hace 1.100 millones de años. Los vogones vuelven todos ilusionados con su Recopilación de Poética Vogona III pero aquí en este planeta es casi todo agua o mejor dicho, hielo. Hay una parte más alta que vamos a llamar Rodinia. Pero salvo las estaciones de sky que vamos a montar, tampoco hay mucho más que rascar. 
Poetas vogones.

- Hace 850 millones años. ¿qué coño es esto? Aquí solo hay nieve. Tras el Crack Bursátil de los Muñecos de Nieve de la última vez la gente no la quiere ni para enfriar el cocido.
- Hace 500 millones de años. Bueno, ha mejorado el tiempo, pero esto se ha llenado de agua y hay unos bichos muy raros en el agua. Vamos a fumigar a ver si podemos poner una piscifactoría.
- Hace 400 millones de años. Vale, ya hay bichos normales en el agua, pero tenemos la tierra firme plagada de cucarachas y otros bichos raros. A fumigar, a fumigar.
- Hace 300 millones de años. Esto ya tiene mejor pinta. Vamos a construir un auditorio para hacer poesía y ... ¡anda! mira que bicho más majo ... ven bonito, ven ... ¡coño! ¡me ha mordido! Pues te vas a enterar jodío.
- Hace 250 millones de años. ¡A tomar por el saco! Aquí ni miro, vamos a echar Cucal. Ya estoy harto de bichos.
- Hace 65 millones de años. Bueno, ya tenemos cesped, arbolitos para tomar la sombra, aquí hay unos dinosaurios que pacen tranquilamente ... pues nada, ahora si podemos establecernos. ¡leñe! ¿y aquel? Abuelita ... ¡qué dientes tan grandes tienes! ¡y que cala de mala leche! ¡nooo, a mí nooooo! Pues nada, si hay bichos que muerden ....
- Hace dos millones de años. Aquí la cosa parece ya más tranquila. Mira aquellos monos como juegan con piedras y palos ... ¡qué divertidos!

Pues nada, aquí ya hemos venido muchas veces y no hay vida inteligente ni nada que se le parezca. Vamos a hacer la clasificación del planeta este y nos vamos:

La Tierra: inofensiva. Si eso ya vendremos en un pass de millones de años por si hay que cambiar la clasificación (por ejemplo a "Fundamentalmente inofensiva")
La principal conclusión de este artículo.

Para resumir. Para encontrar vida inteligente hemos de coincidir en dos cosas: en el espacio y también en el tiempo. Y en este Universo, las cosas no suceden a la vez, dos estrellas de edad similar pueden tener millones (que sería milésimas de segundo en la escala de tiempo del universo) o cientos de millones de años de diferencia entre una y otra son que sean muy diferentes (el Sol tiene unos 4.500 millones de años, 500 arriba o abajo en la secuencia principal no es gran cosa) Esto quiere decir que suponiendo dos planetas iguales, uno en cada sol, uno podría tener nuestro grado de evolución y en otro empezando a aparecer los árboles en la superficie. Y lo que ahora vemos como estrellas jóvenes (las Pléyades por ejemplo) dentro de 15.000 millones de años, una posible civilización que apunte sus telescopios a la Tierra verá una serie de planetas yermos alrededor de una enana blanca. A lo mejor para entonces la zona de habitabilidad no llega siquiera a Mercurio.

Alcatraz
La foto de arriba la he sacado yo desde Russian Hill en San Francisco. Si vas por allí ahora, pues no me vas a ver. No es suficiente con coincidir en el lugar, también hay que hacerlo en el tiempo y yo eso lo veo incluso más complicado.



No hay comentarios: