lunes, 14 de noviembre de 2016

Ya lo dijo Nostradamus (Llegada y fin de Donald Trump)

Pues lo cierto es que estaba yo de cachondeo mirando las profecías de Nostradamus que por lo general son tan claras como un discurso de Rajoy con el alcalde y lo mucho españoles cuando de repente se me heló la sangre y se me pusieron como escarpias los pelos del sobaco. Allí estraba, en la V centuria:

LX
Por testa pelona vendrá a ser difícil elegir, 
Más que su carga que lleva pasará: 
Tan gran furor y rabia hará decir, 
Que a fuego y sangre todo sexo cortará. 

¿Acaso no está claro? ¿De quién puede ser la testa pelona? Y es difícil elegir, Hillary Clinton sacó mas votos populares pero la elección va por otro lado. Gran furor y rabia (con su punto de acojone diría yo) a nivel mundial, salvo algunos impresentables que se alegran.

Extremistas alegres con lo de Trump.


Aunque el propio Nostradamus dice que el pelo zanahoria no va a durar mucho y lo dice en la IX Centuria:

LXXVII
El reino tomado el Rey convidará 
La dama tomada a muerte jurados a suerte, 
La vida al hijo de Reina se negará 
Y la pelliza al fuerte de la consorte. 


Aquí habla de Trump tomando el poder y la dama tomada a muerte es claramente Hillary ¿quien es el hijo de Reina a quien se le negará la vida? Pues si miramos su biografía ... Donald ha nacido en ... ¡exacto! Queens.Yo de éste, no me paseaba por Dallas en un descapotable.

Y lo de la pelliza de la consorte está claro ¿que no? Joder, es que lo hay que explicar todo.

Pelliza .. consorte ... ¿no se ve?

sábado, 5 de noviembre de 2016

¿qué diferencia la cloud de la virtualización?

Tener que explicar a estas alturas la diferencia entre cloud y virtualización parece un poco superfluo, pero por lo que estoy viendo, la gente lo tiene menos claro que de lo que se podría pensar. Dado que nadie nace enseñado, voy a intentar poner un poco de luz en el asunto. El tema es sutil para alguien que venga de fuera o que no esté metido en el ajo, pero esa sutileza hace cambiar completamente el enfoque de las cosas y puede ser ahora la diferencia entre el éxito y la hostia padre el fracaso.

Yo creo que la virtualización no precisa presentación. Consiste en quitar sistemas físicos y aprovechar unas máquinas muy potentes para compartir recursos. Tiene muchas ventajas respecto a ponerlo todo en físico pero, no es la nube. Lo interesante es que ahora se pueden virtualizar muchas cosas y posiblemente parcialmente ya esté hecho (todavía queda camino) montones de equipos que antes hacían tareas que tenían sistemas dedicados seguramente ahora ya estén dentro de algún entorno virtualizado ocupando la décima parte y consumiendo la vigésima parte de la energía. Es un avance, pero eso no es todo. Ahí no se está innovando, se está optimizando y en este mundo las cosas evolucionan muy rápidamente y hay dos clases de empresas/profesionales (vale, lo ha dicho Pat Gelsinger, pero comparto su transparencia)
Líderes y rezagados

Los líderes, son los que piensan de una manera distinta y marcarán las reglas del juego en el futuro. Vale que buena de parte de estos líderes se acaban dando la leche con el tiempo, pero durante un tiempo son los que cortan el bacalao y los demás van a su estela. Los rezagados (laggards) son los que siguen la estela del líder. Tienen menos esfuerzo, menos rendimiento y en un mundo menos dinámico (o lo que es lo mismo, hasta los años 90) pues eran una buena solución. Todos sabemos que en la Revolución Industrial (y si no lo sabías, deberías) se desarrollaron la máquina de vapor y los telares mecánicos. Pero eso no llegó a todo el mundo inmediatamente. Mientras que en el Reino Unido avanzaban a golpe de carbón (y de smog, pero eso es otra historia) el resto del mundo les miraba y se intentaba poner a su altura. A quienes introdujeron las máquinas de vapor por ejemplo en España (que por cierto fue en Cuba, el de Barcelona-Mataró fue 11 años después pero es que España de aquella era un poco más grande) no los consideraría rezagados precisamente, aunque los ingleses nos llevaran un par de décadas de ventaja. Durante los dos siglos siguientes se siguieron construyendo líneas de ferrocarril y trenes, y hoy se siguen construyendo aunque ya no se consideran líderes quien lo hacen. Son unas comodities, que vale, son útiles pero no es la revolución que significó el unir ambas costas de EEUU o el Transiberiano  Las cosas tienen su época y se llega a un momento de saturación e incluso de obsolescencia.Y ahora con el Software Defined las cosas llegan, evolucionan y desaparecen a un ritmo hasta ahora nunca visto y el dormirse en los laureles y tomar un tranquilo camino de laggard puede resultar mortífero.

La cloud es ir un paso más allá, pero en mentalidad. No se trata coger lo que tenemos y meterlo en plataformas virtualizadas. Eso es mejorar la infraestructura, cosa que no es mala, pero nos metemos de nuevo en los laggard y no queremos eso sino que queremos ir más allá y mira que todavía queda mucho que hacer ahí. La previsión de VMware es que tendremos los sistemas virtualizados y no al 50% para 2021, pero ojo que esto va a toda leche y a lo mejor tenemos el 80% para 2025.
Aún queda tiempo para que la cloud y la tradición se igualen.

Al parecer Larry Ellison (fundador de Oracle) empezó trabajando como programador de software a medida. Al ver eso lo que pensó fue en hacer las cosas una vez y venderlas muchas y así nació su empresa. Muchas funcionalidades que corren por el mundo están hechas con la mentalidad de un desarrollo a medida y como tal, se instala y configura de manera artesanal, llegando a ocurrir que no hay dos instalaciones iguales (hablando del mismo producto) Un despliegue puede tardar semanas o meses, eso cuando es posible porque hay veces que las cosas se personalizan tanto que son incompatibles con versiones superiores (léase por incompatible que sale tan caro el actualizar que lo dejar como está) La mentalidad de cloud es pensar en inquilinos (tenants) a los que se les despliegan las funcionalidades a toda leche, sin tener que esperar por provisiones interminables y procesos que más que destinados a facilitar las cosas parecen diseñados para que nada cambie. Dónde ejecuta ese tenant las cosas es irrelevante. Si quiere, lo hace en mi datacenter, en el suyo, en la nube o dónde le salga de las narices. Las cuestión es desplegar rápido y eficazmente, si es un clon de una plataforma que ya existe y funciona, mejor que mejor. Si mi competencia ha lanzado un servicio que yo no tengo ni desarrollado y tengo que recurrir a un tercero (esto pasa mucho más de lo que se piensa) pues este tercero o 3PP (léase como zripipí, que suena más pro) me ha de dar servicio ya, no dentro de seis meses. Hace años había dos plataformas de TV de pago por satélite en España. Conseguir que te dieran servicio era un dolor. Yo estuve seis meses esperando por una y no hubo manera. Había que montar una parabólica, tirar cables, montar un decodificador y tardaban lo que había en los escritos. Yo ahora me puedo suscribir a Netflix en mi casa y estar viéndolo en un rato sin infraestructura adicional alguna (por cierto Netflix está en la cloud)

No sólo le doy respuestas al cliente, sino que me adapto para sus necesidades y puedo crecer y decrecer en función de lo que necesita. Si la TV local de Valladolid se decanta por mis productos por ejemplo de TV en streaming y dentro de un mes, el Valladolid se pone de moda los picos de demanda de sus partidos pueden exceder mis previsiones y necesito capacidad de emitir esos partidos en todo el mundo y la manera de crecer "hacia afuera" (scale-out) es por la nube de nuevo. Encima puedo desplegar nuevos servicio ligados al éxito del equipo de futbol de Valladolid (tele-lechazo, servicio a todo el mundo) y necesito equipos para desplegarlo a toda leche. Y todas esas nuevas funcionalidades se tienen que desarrollar y desplegar en poco tiempo, nada de preparar las campañas de Navidad en enero porque si no no llegamos. Si los segovianos lanzan el tele-cochinillo dentro del portal Aliexpress tenemos que poder responder y lanzar nuestros producto réplica al día siguiente (tele-lechazo con ribera del Duero) Todo este dinamismo lleva a cambios filosóficos en la manera de trabajar en la empresa. Las cadenas de producción se han de poder adaptar a nuevas tareas en momentos breves (pasamos de preparar lechazos un día a cocinar paellas para a los quince días cocinar avestruces empanadas) los sistemas de gestión tienen que estar a la vez, al igual que el marketing, ventas y cobros. Aquí no se pasan meses definiendo un sistema y montando una operación equivalente a la captura de King Kong para desplegarlo y poniéndolo en producción. Ahora desplegamos varias veces al día si hace falta y si hay que dar marcha atrás, se da. Y esto no lo hacen cuatro pringados que cobran cuatro chavos. Aquí hace falta gente competente, con experiencia y motivada (y 800 € al mes motivan más bien poco) y una dirección ágil e innovadora, que no sólo maneje la Excel, SAP y diga "yo de eso no entiendo

Para resumir todo este rollo: la virtualización es una herramienta (y muy buena) pero la cloud es una filosofía muy diferente de la que se suele seguir.
Me ha convencido. Me voy a poner a estudiar informática.